Pagos integrados, la nueva fuente de ingresos del sector de la automoción que facilita la llegada del vehículo conectado

Según una investigación de ABI Research, esta nueva funcionalidad generaría 3.940 millones en 2026 únicamente en Estados Unidos.

El vehículo conectado, con la llegada del 5G y la irrupción del llamado como Internet de las Cosas, puede suponer una revolución total del sector de la automoción. La industria del automóvil está invirtiendo una gran cantidad de dinero en desarrollar esta tecnología y convertir al vehículo en los nuevos smartphones. Con el paso de los años, se espera amortizar rápido este desembolso y ya se trabaja en estrategias para monetizar la conectividad. De hecho, el vehículo conectado se convertirá en una nueva fuente de ingresos para la automoción con la aparición de nuevas funcionalidades como, por ejemplo, los pagos integrados. 

Tanto es así que una reciente investigación llevada a cabo por ABI Research asegura que  la aplicación de publicidad y e-commerce en la automoción; a través de los pagos integrados; generará solo en Estados Unidos un valor de 3.940 millones en 2026. Cifra que irá en aumento con el paso del tiempo ya que, según McKinsey, para 2025 esta tipología de automóviles supondría ya el 86% del mercado.

Sin embargo, todavía hay dudas sobre cómo llevar a cabo esta monetización y muchos otros aspectos relacionados con obligaciones legales. Se plantea, por ejemplo, incluir publicidad en los sistemas de infoentretenimiento de los vehículos. Los expertos de ABI Research apuntan que la publicidad integrada en los sistemas de infoentretenimiento de los coches conectados no sería una buena opción en los propietarios de vehículos premium. Sí podría ser una oportunidad para los usuarios de coches más básicos y de niveles económicos medios. Más acostumbrados a modelos freemium.

Los pagos integrados, una opción real

No se ven tantos inconvenientes en ofrecer soluciones como los pagos integrados. Este aporte extra se percibirá como un facilitador en determinados procesos y permitirá, por ejemplo, pedir comida desde el coche para tenerla en casa cuando uno llegue o programar una visita al taller. El sector deberá trabajar la experiencia de usuario en este sentido para que el proceso sea sencillo, intuitivo y se convierta en una simple rutina. 

Algunas marcas como General Motors ya han implementado soluciones similares con GM Marketplace. Sin embargo, se siguen necesitando aplicaciones externas y no han logrado posicionarse como verdaderas opciones para los conductores. 

Habrá que esperar algún tiempo más para ver cómo este tipo de tecnología influye a los concesionarios y su forma de vender vehículos y servicios. 

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad