Mantener un vehículo de ocasión le cuesta al concesionario unos 1.555 euros de media 

A un concesionario tener un vehículo de ocasión sin vender le supone un coste de 1.555 euros a lo largo de los 90 días que pasa de media en stock.

El vehículo, hasta que se “independiza” y es vendido, tiene que ser mantenido por el concesionario con un esfuerzo de 17 euros al día. Este es el resultado del análisis del coste real del stock de un vehículo de ocasión (VO) tomando como referencia un VO de 10.000 euros. En total, se desglosan seis partidas a las que el vendedor profesional debe hacer frente y tener en cuenta para calcular la rentabilidad de la venta de su vehículo usado.

Según el estudio elaborado por Sumauto, el principal coste es la pérdida del valor del vehículo de ocasión. Si bien otros coches dependen de la marca, el kilometraje o la antigüedad, un vehículo usado se desvaloriza cada día.

Asimismo, supone una gran pérdida de valor el coste de oportunidad. Si un concesionario rota su stock de media 45 días y tiene un vehículo que permanece en stock 90 días, equivale a una venta perdida. Y si el beneficio medio por venta es de 500 euros, este sería el coste a asumir por vender el coche más tarde.

Este estudio también tiene en cuenta el coste de financiación. De tal modo que, si se aplica un tipo de interés del 6% (0’5% al mes) durante 90 días, los gastos de financiación ascienden a 150 euros.

El mantenimiento del VO supone un gasto para el ofertante

Mientras un vehículo de ocasión está en stock, es el vendedor quien debe preocuparse por su estado para lucir su mejor cara. Este cuidado implica gastos en el lavado y limpieza (50 euros) y gastos al riesgo asociado a que el vehículo sufra un pequeño rayón o bollo (50 euros) al tenerlo guardado en un aparcamiento con mucho movimiento de coches.

La última partida de gasto es el bonus a comerciales. Como en cualquier negocio de cara al público, poner un incentivo para estimular la venta es una práctica habitual y una estimación de 75 euros por coche es otra cantidad que sumar a los gastos.

“Un VO en stock ocupa espacio, pero además vacía la caja, ya que implica unos costes que afectan a la rentabilidad del negocio. Por eso, es fundamental rotar adecuadamente el stock, de modo que el vehículo no supere los 60 días, que es el umbral a partir del cual deja de ser rentable la venta. Lo último que quiere un concesionario es un usado ‘nini’ que solo absorbe recursos y dinero”, explica Nicolás Cantaert, director general de Sumauto.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad