La nueva normativa europea sobre emisiones a debate en el sector automovilístico

Una reciente propuesta de un grupo de investigadores a la Comisión Europea ha recomendado endurecer más los límites de emisiones contaminantes de los automóviles. 

Es evidente que el sector de la automoción quiere avanzar hacia una movilidad descarbonizada, verde y digital. Sin embargo, el ritmo de esta transición hacia un nuevo paradigma es lo que sigue siendo un gran escollo entre Administraciones; investigadores; y actores del sector automovilístico. De hecho, la nueva normativa europea sobre emisiones, Euro 7, ha vuelto a abrir el debate sobre los ritmos que debe llevar esta transformación en los próximos años. 

Hace apenas unos días, según informa la agencia Reuters, un consorcio de investigadores encargado por la Unión Europea (UE), y conocido como CLOVE, recomendó que la llamada normativa Euro 7 endurezca, aún más, los límites de emisiones contaminantes de los automóviles a partir de 2025. Incluyen tanto a los óxidos de nitrógeno como el monóxido de carbono. 

Aunque sus recomendaciones no son vinculantes, sí serán consideradas por la Comisión Europea en el proceso de elaboración de normas. Como principal consecuencia, si se entendiese este criterio en la futura Euro 7, los híbridos podrían dejar de ser considerados como “inversiones sostenibles” y equiparse casi a los motores de combustión tradicional. 

En este sentido, una gran parte del sector de la automoción a nivel europeo ha mostrado su descontento y preocupación con estas recomendaciones realizadas por CLOVE. Muchos fabricantes, por ejemplo, señalan que el híbrido ha centrado grandes inversiones en los últimos meses ya que es visto como un “puente” hacia el eléctrico y no puede dejar de serlo.

Francia y Alemania se posicionan en contra

En referencia a todo lo anterior, Francia cree que las propuestas de tener normas de emisiones más estrictas van demasiado lejos. El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, ha asegurado en el periódico Le Figaro que “las normas medioambientales europeas deben actuar como un incentivo. No una forma de destruir la industria del automóvil”. 

Hildegard Mueller, presidenta de la asociación alemana de la industria del automóvil, también se ha posicionado en contra. Ha señalado que las propuestas están “al límite de lo que es tecnológicamente alcanzable”.

Por último, Stephan Neugebauer, presidente de la Asociación Europea de la Iniciativa de Vehículos Verdes, ha compartido esta reflexión. “¿Todos los clientes comprarán vehículos eléctricos a batería en 9 o 10 años? No lo creemos”.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad