¿Es el vehículo de hidrógeno una alternativa real al coche eléctrico?

El vehículo de hidrógeno es una opción sostenible y eficiente que puede plantar cara al vehículo eléctrico. 

En la actualidad el coche eléctrico es el presente y el futuro de la industria de la automoción. Sin embargo, algunos expertos sostienen que los vehículos movidos por pila de combustible de hidrógeno son una de las alternativas tecnológicas del futuro para abandonar los motores de combustión hacia opciones más ecológicas y eficientes.

Los vehículos de hidrógeno funcionan con una pila de combustible para generar la energía necesaria para mover los mismos. Estos elementos captan oxígeno de la atmósfera y lo combinan con hidrógeno a alta presión almacenado en un depósito, propiciando una reacción química que da como resultado electricidad y vapor de agua (H2O). Así, las únicas emisiones que se transmiten son de vapor de H20. 

Pero por desgracia, este tipo de vehículos no son una alternativa viable en la actualidad para la movilidad a pesar de sus beneficios. Esto se debe a su elevado precio ya que si observamos los precios de los modelos eléctricos impulsados por baterías su coste puede llegar a ser la mitad que los vehículos de hidrógeno. 

Eso no impide que si todos los fabricantes hacen fuerza para desarrollar coches de pila de combustible de hidrógeno, los precios acabarán por bajar en un momento dado. De tal forma que se podrían convertir en una alternativa real a los eléctricos de baterías.

Ventajas y desventajas de los coches de pila de combustible de hidrógeno frente a los eléctricos

Los vehículos de pila de combustible presentan una ventaja determinante frente a los eléctricos. Y es que un coche eléctrico alimentado por baterías tarda en recargarse, en el mejor de los casos, 60 o 30 minutos. Llenar un tanque de hidrógeno no nos llevará más allá de unos minutos.

En cuanto a las desventajas son que a día de hoy existen muy pocas estaciones de recarga de hidrógeno en España. Además, el coste para el usuario es mayor que el de la electricidad, pero menor que el que tenemos que afrontar al repostar con un coche diésel o de gasolina.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad