03 Jun

Electrificados hacia el futuro

Electrificados hacia el futuro

La Muestra y el Foro Ecomov de Valencia permiten conocer y probar los últimos coches con tecnologías ecológicas. 

La llegada de las etiquetas que indican lo que contamina nuestro coche, las restricciones que se aplican en algunas ciudades en periodos de alta contaminación y la prohibición de circulación de los vehículos más veteranos en algunas capitales europeas han puesto en guardia a los automovilistas, que han pasado del clásico «¿qué coche me compro?» al «¿qué motor, qué tecnología o qué etiqueta debería llevar el coche que quiero comprarme?».

Hasta ahora la duda estaba entre gasolina o diésel, pero hoy en día la oferta se completa con híbridos, híbridos enchufables, híbridos de gas y, por supuesto, eléctricos. Que compremos uno de estos coches ya no depende de lo que diga nuestro ayuntamiento. La oferta de coches ‘eco’ va a seguir aumentando porque las leyes europeas obligan a los fabricantes a que, a partir de 2020, los coches que hayan vendido tengan un promedio de emisiones de 95 gramos por kilómetro, y es imposible cumplirlo con los motores diésel y gasolina actuales, a pesar de su salto tecnológico. Por eso se va a producir una llegada masiva de coches con algún tipo de tecnología ecológica.

La aparición de esta nueva oferta y la escasa experiencia entre los usuarios hacen que eventos como Ecomov, una muestra celebrada en Valencia los pasados días 17, 18 y 19 de mayo dedicada a la movilidad ecológica, adquieran todo el sentido. Allí, más de 25.000 visitantes conocieron vehículos con etiquetas cero y eco, y más de 1.500 de ellos probaron coches con tecnologías de todo tipo: eléctricos, híbridos, híbridos enchufables y de gas natural.

El evento se acompañó del III Foro de Expertos en Eco-movilidad, que reunió al más importante grupo de especialistas en esta materia -directivos de marcas de automóviles, fabricantes, compañías eléctricas y concesionarios- por lo que resulta interesante conocer sus conclusiones a la hora de comprar coche.

Los expertos pusieron en valor todas las tecnologías: el diésel, como la mejor elección para los que hacen muchos kilómetros al año por carretera; los eléctricos, cada día más adecuados para un mayor número de usuarios y perfectos para un uso urbano; y los híbridos, híbridos enchufables e híbridos de gas natural, la combinación perfecta para los que quieren ahorro y bajas emisiones en un coche para todo uso.

Claridad normativa

Abogan también por la importancia de la ‘claridad normativa’, es decir, que si hay ayudas a la compra o medidas de discriminación positiva para los coches ‘eco’, como aparcamientos o peajes gratuitos, que lo sean en todas las ciudades y que se apliquen con ámbito nacional. Además, todos apuestan por la fabricación de vehículos ‘eco’ en España, y a los híbridos que ya produce Ford en Valencia se sumarán más modelos ‘eco’ en las fábricas de Renault, Seat, PSA o Volkswagen.

Todos coinciden en que a largo plazo los coches en Europa Occidental serán eléctricos, pero habrá un largo periodo de transición con varias tecnologías que pueden perdurar pero, incluso si pensamos en un panorama con cientos de miles de coches eléctricos conectados a la red cada noche, no hay de qué preocuparse. Según Iberdrola, el 70% del consumo eléctrico es industrial y se produce durante el día, así que hay energía de sobra para suministrar millones de recargas cada noche, una energía que cada vez más procede de fuentes renovables.

Los expertos también defendieron los motores gasolina o diésel que aún tienen mucho futuro por delante. Las nuevas tecnologías, como los catalizadores de urea -AdBlue es su nombre comercial- y los sistemas de arranque y parada automáticospermiten reducir drásticamente sus emisiones, de modo que un diésel de hoy tiene cien veces menos emisiones que uno del año 2000, es decir, un coche ‘veterano’ contamina más que cien comprados en 2019. Esto lleva a Marta Blázquez, vicepresidenta de la asociación de concesionarios españoles Faconauto, a afirmar que «la mejor manera de limpiar el aire es incentivar la retirada de coches viejos por la compra de uno nuevo». Si pensamos que los Gobiernos tienen que cumplir con el ‘Acuerdo de París sobre el Cambio Climático’, su implantación no es ninguna quimera.

Entre tanto los usuarios pueden elegir hoy una mayor oferta de coches eléctricos que tienen más autonomía -normalmente más de 300 kilómetros- en un entorno en el que hay más puntos de recarga, aunque su precio aún es más alto que un coche convencional.

En este contexto entran en juego los híbridos, que conservan su motor de gasolina ayudado por un pequeño motor eléctrico con baterías de menor capacidad, lo que les permite reducir emisiones con precios próximos a los modelos gasolina o diésel. Los híbridos enchufables amplían estas ventajas con hasta 50 kilómetros de autonomía eléctrica y los de gas hacen funcionar sus motores con gas natural, más inocuo para el medio ambiente.

Mientras nos enchufamos al futuro, podemos decidir la tecnología de nuestro coche de forma más tranquila, ya que los actuales gasolina y diésel convivirán con las del futuro durante varias décadas. Ahora solo queda elegir el coche y la mecánica que más se adapte a nuestro uso, estilo o modo de vida.