El nuevo servicio de Renault para reducir los plazos de entrega de vehículos

La marca ha presentado ‘Fast track’, un servicio para asegurar la entrega de un vehículo nuevo al cliente en un plazo inferior a 30 días. 

La crisis de los microchips y los cambios constantes en los hábitos de los clientes están obligando a marcas y concesionarios a adaptarse a la nueva realidad. Un ejemplo de ello es la salida al mercado de nuevos servicios que mejoran la experiencia de compra de un vehículo. Renault, recientemente, ha presentado un nuevo servicio para reducir los plazos de entrega de sus vehículos. 

En un contexto donde la oferta es limitada, la firma automovilística lanza un servicio que permite entregar un vehículo nuevo al comprador en menos de 30 días. Recibe el nombre de ‘Fast track’ y, según ha comunicado el fabricante, empezará funcionando con el Renault Captur. 

La solución de Renault se empezará a poner en marcha en España. De acuerdo con la información facilitada por la marca, esta permite dividir por dos el plazo de entrega medio de un vehículo. Se prioriza tanto la fabricación de la unidad asignada, como su posterior logística y transporte, para asegurar una entrega física al cliente en un plazo inferior a 30 días.

Los tiempos de entrega con la crisis de los microchips

La escasez de semiconductores, unida a la pandemia, ha provocado que en lo que llevamos de año los tiempos de entrega de los pedidos de coche nuevo aumenten un 65%. Pasando de los 66 días en enero a los actuales 109. Así lo aseguró Sumauto, el especialista en portales verticales de automoción, en el pasado Congreso de Faconauto.

Esta dilatación de tiempos ejemplifica la crisis de VN, demasiado dependiente de las escasas fuentes de producción de microchips, dado que dos países, Taiwán y Corea, aúnan el 80% de su producción. A ello se une las tensiones en la cadena de suministro, con una alarmante escasez de contenedores, a pesar de que el 80% del comercio mundial se transporta por mar, así como el aumento del coste de las materias primas. Solo el acero ha multiplicado por cinco su precio, mientras que el cobre ha hecho lo propio un 65%, entre otros.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad