El gasto en ciberseguridad se duplicará en la industria de la automoción en 2030

El progresivo aumento del uso de tecnología y conectividad en el sector está incrementando el gasto en ciberseguridad y la aparición de normativas mundiales al respecto.

El futuro del automóvil está marcado por la conectividad, la autonomía y la electrificación. Estas tres tendencias parecen dirigir el horizonte más cercano de los concesionarios y la automoción. El aumento de tecnología trae consigo otras consecuencias como la necesidad de invertir en seguridad y evitar posibles hackeos y demás delitos informáticos. Por ello, la previsión inicial es que el gasto en ciberseguridad se duplicará en la automoción para el 2030. 

«La industria del automóvil se está convirtiendo en un sector cada vez más regulado en materia de ciberseguridad porque su producto se está volviendo más avanzado, más sofisticado. Pero también es más complejo y vulnerable. El objetivo de todos es intentar evitar un ataque escalable», explica Gundbert Scherf, experto en ciberseguridad en la consultora McKinsey & Co.

La misma consultora asegura que el pronóstico de gasto en ciberseguridad de la industria de la automoción casi se duplicará en los próximos 10 años. Se pasará de un gasto de 4.9 mil millones de dólares en 2020 a uno de 9.7 mil millones de dólares en 2030. En parte, será debido a los requisitos reglamentarios que incorporarán los gobiernos nacionales y organismos internacionales como la ONU. 

De hecho, recientemente las Naciones Unidas ha alcanzado un acuerdo con 53 países, sin incluir a los EE. UU, donde se  obliga a las autoridades nacionales responsables a  garantizar la seguridad cibernética de los vehículos. Se deberá asegurar que los proveedores implementen medidas de seguridad y que se cuente con la tecnología forense suficiente para analizar los posibles intentos de ciberataques.

Una normativa que se desarrollarán en los próximos años

Muchos fabricantes mundiales de automóviles ya utilizan medidas sofisticadas para proteger a los vehículos contra los ataques informáticos. Sin embargo, la nueva regulación de la ONU exigirá que documenten cómo evitarán algunos tipos específicos de incidentes. Informarán a las autoridades al menos una vez al año sobre si sus medidas de ciberseguridad han sido efectivas. 

Japón ya ha anunciado que introduciría la nueva normativa el próximo año. Corea del Sur planea introducir parte de la regulación este año. La UE tiene en mente comenzar a implementar las normas en 2022.

comparte...