El concesionario seguirá dominando el modelo de distribución de vehículos en 2025

La distribución de coches se seguirá basando en el modelo actual y será dominante la participación de los concesionarios, que sufrirán una evolución, pero “no una revolución”. Esa es la principal conclusión a la que llega un estudio encargado por la patronal de los concesionarios de Estados Unidos, la NADA, sobre cómo será el futuro del sector en 2025. El informe ha sido elaborado por Glenn Mercer, de la consultora McKinsey&Co.

“Llegarán cambios, pero no supondrán una evolución traumática del modelo de negocio” apuntó Mercer en la presentación del informe. “La intención es estimular la planificación a largo plazo entre los concesionarios”, puntualizó.

La NADA también habla de la llegada de las ventas 100% online como parte de esta evolución, de las que dice “serán comunes, pero no dominantes”.

El estudio es sobre el mercado de Estados Unidos, evidentemente, y allí pronostica una reducción del número de concesionarios, que pasarían de las 18.000 actuales a las 16.500 dentro de diez años.

En cuanto al número de empresas, también caerá en la misma proporción, quedándose en las 6.500, desde las 8.000 de hoy en día. La mayor parte de ellas pertenecerán a empresarios particulares. El mercado quedará “roto”, ya que las diferencias entre los concesionarios más poderosos y los más débiles seguirán aumentando, advierte la NADA.

Las ventas se mantendrán altas en los próximos años en el segundo mercado del mundo, quedando entre los 17 y los 18 millones de unidades. Lo que cambiará es el “mix”, siendo más habituales los vehículos de un precio más elevado. Pese a ello, los márgenes por unidad para el concesionario serán más bajos, aunque el retorno de sus activos (bienes muebles) se mantendrán estables.

Respecto a la posventa, la tendencia de futuro indica que los concesionarios aumentarán el número de puntos “satélites” de reparación para atender la demanda y facilitar el servicio a sus clientes.

Como no podía ser de otra manera, la NADA se fija en cómo influirá sobre los concesionarios la llegada de las dos grandes revoluciones del sector: el vehículo eléctrico y el autónomo. Sobre el primero, para 2025 únicamente espera que represente el 5% de las ventas, aunque advierte que “es crucial para los concesionarios asumir el mercado de coches eléctricos”.

El vehículo autónomo, y su posible unión a los servicios de movilidad compartida, sí que son vistos como el gran riesgo para los concesionarios, según apunta el informe, ya que rompería el tradicional modelo de posesión del coche. “No pensamos que vaya a pasar, pero si pasa sería un cataclismo y tiene que ser vigilado”, apunta Glenn Mercer.

comparte...