Claves de actuación para la minimización de riesgos en el negocio de los concesionarios durante el estado de alarma

Pons Compliance enumera una serie de medidas urgentes para proporcionar mayor seguridad y control sobre los riesgos de la empresas en la situación actual.

Ante las actuales circunstancias ocasionadas por el Estado de Alarma, es importante recordar que existen una gran cantidad de riesgos tanto societarios, como administrativos y penales para el negocio y los Administradores y Directivos. Por ello, desde Pons Compliance realizan un análisis de la situación con claves de actuación para la minimización de riesgos en los negocios, por ejemplo los concesionarios, durante este período. 

Señalan que, actualmente, hay una serie de delitos que están siendo más frecuentes. Como por ejemplo la estafa, revelación de secretos y allanamiento informático, alzamiento de bienes y frustración en la ejecución, insolvencias punibles, contra los consumidores y usuarios. U otros como por ejemplo los delitos contra la salud pública, cohecho y tráfico de influencias, medio ambiente y contrabando… Así como contra la Seguridad Social y la Hacienda Pública.

Al mismo tiempo, destacan que, en determinados ámbitos empresariales, el delito contra la seguridad de los trabajadores (Art 316  CP) quizás sea el más relevante en estos momentos. Explican que el empresario, en cumplimiento de su deber de protección, debe garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Por ello, debe cumplir las obligaciones establecidas en la normativa sobre prevención de riesgos laborales. Además de tomar las medidas de protección que fueran adecuadas. 

Otros delitos relevantes en este ámbito laboral pueden ser todos aquellos que hacen referencia a la imposición de condiciones de trabajo no acordes con la normativa o el contrato.

Delitos que pueden seguir siendo cometidos por las empresas y contras las empresas

También existen otros delitos importantes a tener en cuenta y a evitar como la implementación y ejecución de un programa de Compliance en la empresa. Este puede eximirle de la imposición de sanciones y elevadísimas multas e, incluso, evitar el cierre y clausura de los centros de negocio o la suspensión de las actividades.

Por otro lado, aunque no se haya instaurado un adecuado sistema, en los actuales momentos, hay una serie de actuaciones de emergencia que pueden ayudar a paliar la situación. Al tiempo que sirven para minimizar esa grave situación de riesgo. Resulta necesario que los Administradores y Directivos tomen medidas con el fin de evitar reclamaciones laborales, societarias, de daños y perjuicios, administrativas y penales.

Medidas urgentes para proporcionar mayor seguridad y control sobre los riesgos de la empresas

En Pons Compliance han enumerado diferentes medidas para implementar en las empresas y que sirven para proporcionar más seguridad y control en el negocio. 

  • Un canal de atención y ético.
  • Un órgano de Cumplimiento o de seguimiento de la situación de crisis. Es cada vez más acuciante para evitar esos delitos o infracciones  y minimizar sus consecuencias.

Recuerdan que según recientes y numerosas sentencias del Tribunal Supremo tanto las empresas como sus Administradores y Directivos son responsables  tanto en vía civil como en la penal por los  delitos y actuaciones que deriven en daños y perjuicios que se ocasione a la sociedad como consecuencia de una actitud negligente. O que no demuestre un adecuado control sobre sus riesgos. El no actuar diligentemente supone en caso de delito la aplicación de graves consecuencias penales. Civil). Por el contrario, una diligente actuación de control, además de evitar los delitos, minimizaría costes en las pólizas. También podría evitar a la empresa la aplicación en muchos casos de la responsabilidad civil dimanante del Art 120 CP,

Asimismo, por aplicación del Art 225 de la LSC que obliga al empresario a tener una actuación diligente y de adecuado control, el Administrador puede ser asimismo responsable civilmente, (además de Penalmente y en vía Administrativa por infracción de reglamentos) y serle exigida esa responsabilidad por varias vías, tanto por el resto de las accionistas como por los acreedores (acciones sociales, individuales y de acreedores y responsabilidad por daños y perjuicios de la LSC).

comparte...