La nueva propuesta de Bruselas para la reducción de las emisiones contaminantes a debate en la Unión Europea

Las declaraciones públicas de la presidenta de la Comisión Europea han provocado la reacción negativa de la industria de la automoción alemana. 

En plena vorágine de cambios en el sector de la automoción, la Comisión Europea ha lanzado una nueva propuesta para la reducción de las emisiones contaminantes en la Unión Europea. Estos nuevos objetivos de cara a los próximos años ya están en debate en Bruselas y han provocado la reacción de parte de la industria europea. 

Hace unos días, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció su nueva propuesta sobre las emisiones contaminantes. La principal novedad estaba en que se aumentaba del 40 % al 55 % la reducción de gases contaminantes de cara al 2030.  “Nuestra economía e industria pueden trabajar con ello. Y así lo desean”. 

Sin embargo, la propuesta no ha sido bien recibida por parte de la industria de la automoción alemana. Y no solo la industria sino también algunos políticos y ONGs han criticado los primeros detalles de los nuevos objetivos de la Comisión Europea. En concreto, las asociaciones de automóviles del país bávaro creen que se estaría trabajando con objetivos demasiado ambiciosos. 

“El endurecimiento masivo y a corto plazo de los objetivos de CO2, es un camino demasiado arriesgado. Podría conducir a dolorosas pérdidas de empleo. La Unión Europea debería tener en cuenta el empeoramiento de la situación económica de la industria como resultado de la crisis del coronavirus», explica Hildegard Müller, presidenta de la Asociación de la Industria Automotriz. 

La situación actual y la labor de los concesionarios

Durante la anterior Jornada Faconauto, MSI compartió datos sobre la evolución de las emisiones en nuestro país. Se aseguró que en 2020 las emisiones medias de CO2 de los vehículos matriculados se quedarán en 113 gramos por kilómetro recorrido. Esto supone un descenso de cinco puntos con respecto al ejercicio anterior

“Las marcas están trasladando la responsabilidad de cumplir la normativa CAFE a los concesionarios, que están automatriculando coches que no tienen suficiente demanda en la actualidad. Me refiero sobre todo a los vehículos eléctricos. Los fabricantes han tenido desde 2010 para cumplir con los objetivos europeos, y ahora no vamos a permitir que los concesionarios soporten esa presión”, indicó Gerardo Pérez, presidente de Faconauto. 

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad