España y Francia firman un acuerdo para desarrollar vehículos autónomos y conectados

Ambos países han firmado un memorando de entendimiento para desarrollar este tipo de vehículos en los próximos años. 

Las sinergias entre organismos y la colaboración entre países se posiciona como fundamental en un momento con unas circunstancias tan complejas. Los retos de futuro y presente exigen unión de fuerzas para encontrar hueco en un mercado cada vez más competitivo. Con este objetivo en mente, España y Francia firman un acuerdo conjunto para desarrollar vehículos autónomos y conectados. 

Ambos gobiernos se reunieron ayer para firmar un memorando de entendimiento que tiene el objetivo de desarrollar este tipo de vehículos que tendrán mayor relevancia aún en los próximos años. A la reunión asistieron el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos; el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska; el secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructura Digitales, Roberto Sánchez; y el ministro de Transportes de Francia, Jean-Baptiste Djebbari.

Según indicó el ministro Ábalos tras el desarrollo de la reunión, este acuerdo es un “gran paso” que suma los esfuerzos de España y Francia. “La conducción automatizada y conectada es una herramienta que mejora la movilidad, seguridad y accesibilidad”. El ministro también cree que este entendimiento generará una mayor interoperabilidad de sistemas y permitirá avanzar en tecnologías como el 5G o la movilidad compartida. 

Por último, Ábalos también ha querido aclarar los objetivos del Gobierno en cuanto al vehículo autónomo. Ha manifestado que siempre pondrá al ciudadano en el centro del desarrollo y que velará por la accesibilidad de la tecnología, por respetar las cuestiones éticas y garantizar una “transición justa”. 

El avance del vehículo autónomo

Durante la crisis de la COVID-19, muchos países han encontrado en la tecnología al mayor aliado para hacer frente a los nuevos retos. Esto ha provocado que el vehículo autónomo coja mayor fuerza.

Por ejemplo, en el caso de China, han quedado patentes las nuevas oportunidades para la industria que suponen la conducción autónoma y las soluciones inteligentes. Las restricciones en el comercio, la gastronomía y la vida cotidiana durante el brote han aumentado la demanda de entregas sin conductor y operaciones sin contacto. Ambas dependen en gran medida de tecnologías de conducción autónoma.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad