Así se adaptarán las carreteras españolas a la llegada del coche autónomo y conectado

Movilidad 2030. Ese es el nombre que recibe el proyecto que tiene como objetivo superar las limitaciones tecnológicas.

La nueva movilidad está llamando a la puerta. Para acelerar su llegada y facilitar la transición, se siguen conociendo proyectos para su impulso. El Ministerio de Ciencia e Innovación proporcionará nueve millones de euros a la multinacional Indra para su proyecto de desplegar en la red de carreteras españolas la tecnología que permita la introducción del vehículo autónomo y conectado.

Junto a Indra participarán en el proyecto Iberdrola; socio estratégico de Faconauto; Ficosa, Sacyr, Wall Box Changers y Disid Corporation, apoyado por una decena de centros de investigación y universidades. 

Es un proyecto en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y tendrá una duración de tres años.

Este plan tiene como objetivos reducir los tiempos de viaje un 15% y mejorar la eficiencia en un 8%, gracias a la tecnología desarrollada en cada uno de los seis escenarios de validación y evaluación.

Entre las soluciones que permitirá el uso de la tecnología que plantea Indra junto al resto de participantes, se encuentra la posibilidad de detectar vehículos autónomos con comportamientos anómalos, así como la predicción de tráfico; el aparcamiento de manera autónoma más sencillo; habilitar nuevos métodos de pagos en peajes con tecnología inteligente;  la recarga inductiva o inalámbrica; y la planificación inteligente de flotas y trayectos del vehículo eléctrico.

Integración de todos los datos de transporte generados 

La tecnología In-Mova Space permite una movilidad más sostenible y un sencillo desarrollo de nuevos modelos de negocios basados en la movilidad inteligente.

La tecnología inteligente de tráfico (ITS) y los sistemas cooperativos de transporte (C-ITS), serán otras de las líneas en las que la multinacional tendrá presencia. Estas tecnologías permitirán gestionar la infraestructura y el despliegue de vehículos con un avanzado grado de automoción.

La tecnología artificial se usará para poder caracterizar vehículos en el sistema. Sin embargo, esta tecnología puede permitir comportamientos anómalos producidos por el hackeo o averías. Por ello, la ciberseguridad jugará un papel tan importante.

Según McKinsey, para 2025 los coches conectados supondrían ya el 86% del mercado. La cifra iría aumentando paulatinamente durante los siguientes años.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad