Un concesionario estadounidense acorrala a Fiat Chrysler por falsear matriculaciones

Un juzgado federal ha admitido la demanda que el concesionario Napleton Automotive interpuso el pasado enero contra Fiat Chrysler por considerar que violaban las leyes de franquicia y de la competencia al obligar a los puntos de venta a manipular los datos de matriculaciones mensuales a cambio de bonos. El juzgado, sin embargo, no ha considerado las acusaciones de fraude y asociación delictiva, según informa el Wall Steet Journal.

La decisión mete presión al fabricante al tener que hacer frente a las investigaciones judiciales respecto a si no cumplió con el contrato suscrito con la concesión, así como con las leyes federales que protegen la distribución de vehículos. Los concesionarios que no participaron en estas prácticas fueron penalizados por la marca.

En los últimos meses, las autoridades federales han abierto investigaciones respecto a prácticas de Fiat Chrysler a raíz del caso destapado por el concesionario.

En la demanda, la concesión alegó que el fabricante les obligaba a falsificar los informes de ventas, dando la apariencia de que su comportamiento era mejor del que realmente estaba desarrollando.  A cambio, la marca habría ofrecido hasta 20.000 dólares por meter en las estadísticas cuarenta coches, oferta que fue rechazada por Napleton Automotive.

La demanda también indica que Fiat Chrysler daba mejores precios a los concesionarios que entraban en estas prácticas, lo cual podría violar las leyes de competencia.

“Es totalmente factible que el incentivo ofrecido a concesionarios concurrentes impidiera la competencia”, dice la jueza Virginia Kendall en el auto.

En julio, la marca anunció que revisaría sus prácticas de reporte de ventas y los cálculos de matriculaciones mensuales de años atrás.

Antes de esa revisión, las ventas de Fiat Chrysler crecieron de manera ininterrumpida durante 75 meses, lo que fue motivo satisfacción pública por parte del presidente ejecutivo, Sergio Marchionne.

comparte...