Sólo dos de cada diez hogares en España pueden permitirse comprar un coche eléctrico

Un eléctrico cuesta unos 25.000 euros de media, por lo que por precio es un coche Premium, un segmento que en España supone sólo el 15% de las ventas

En un contexto de lucha contra el cambio climático, en el que se ha puesto fecha de caducidad a la circulación con un vehículo diésel o gasolina a partir de 2050 Solera, experta en inteligencia del automóvil, concluye que sólo dos de cada diez hogares españoles pueden permitirse el lujo de comprar un coche eléctrico, según el informe “La descarbonización de la posventa” presentado en el Congreso de Faconauto en Madrid. Y es que con un precio que, salvo contadas excepciones, supera los 25.000 euros por vehículo, sólo los hogares con una renta media mensual superior a los 2.500 euros pueden plantearse hoy “electrificar” su movilidad.

De momento y hasta que no se democraticen los precios de los vehículos y de las baterías, el coche eléctrico es un artículo Premium, al alcance por tanto de hogares de renta alta que, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), son el 19% del total en nuestro país, un porcentaje muy parecido de hecho a las ventas de automóviles Premium en el mercado español, que representan el 15% del total. Y es que el eléctrico, por precio, es un Premium, un segmento que en España supone un porcentaje muy reducido de las ventas.

Así, no es de extrañar que la presencia del eléctrico en las calles españolas aún sea muy reducida. De hecho, sólo el 0,06% de los hogares en España que tienen al menos una persona con permiso de conducir adquirió un vehículo de estas características el año pasado. Si hablamos de coches de combustión interna, ya sea uno nuevo o de segunda mano, fueron en conjunto más de uno de cada cuatro hogares los que compraron.

Además, el eléctrico debido todavía a su baja autonomía y escasa red de infraestructuras de recarga, es hoy día un coche urbano, lo que explica que esté muy concentrado geográficamente, en tanto el 85% se reparte entre la Comunidad de Madrid y Cataluña, lo que indica que esta motorización esté más asociada a empresas (renting) que a particulares.

El informe de Solera muestra que la transición ecológica en los hogares españoles en lo que al coche se refiere no está tanto en la electrificación sino en una etapa intermedia hacia la ‘gasolinización’, alentados por la “cruzada” al diésel que se apunta desde las políticas de la Administración. Así, después de muchos años de reinando del diésel en España, poco a poco el gasolina va creciendo y ya hoy es el 44% de los vehículos en circulación. Otro síntoma irrefutable del cambio es que por primera vez, al menos en 20 años, los coches de gasolina consumieron más combustible que los diésel, un 3,3% frente a un 2,4%.

La electrificación, una quimera

Por otro lado, el estudio muestra que la electrificación total del parque español en los plazos previstos por la Administración – su intención es que para 2040 ya no se pueden comprar vehículos diésel ni gasolina ni para 2050 circular con ellos- es más un desiderátum que una realidad pues teniendo en cuenta que de los más de 26 millones de vehículos en circulación apenas el 0,1% son eléctricos. 

Así, en una hipótesis en la que el 10% anual de las matriculaciones fueran de eléctricos se tardarían 172 años en lograr electrificar el parque al completo. En otra más idílica bajo el supuesto que desde este año solo se compraran eléctricos en España, se conseguiría este objetivo para 2036, es decir, cuatro años antes de lo previsto por el Gobierno.

 

 

 

comparte...