26 Jul

Sergio Marchionne deja huella en el grupo Fiat Chrysler y en la industria

Sergio Marchionne deja huella en el grupo Fiat Chrysler y en la industria

El grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA) no estaba preparado para la muerte de Sergio Marchionne. La industria automovilística, tampoco. El mismo día en que ha fallecido el que fue presidente del grupo encabezado por Fiat desde hace 14 años por las complicaciones de una operación, la multinacional ha anunciado unos resultados récord en muchos aspectos en el primer semestre de 2018. Ha sido la guinda del legado de Sergo Marchionne, cuyo fallecimiento ha dejado huella y ha generado una oleada de condolencias y elogios del directivo en el mundo empresarial, los sindicatos y la politica.

“Ha sucedido, por desgracia, lo que temíamos. Sergio, el hombre y amigo, se ha ido. Creo que la mejor manera de honrar su memoria es valorar el ejemplo que nos ha dejado, cultivar los valores de la humanidad, la responsabilidad y la apertura mental de los que él siempre siempre fue un convencido impulsor”. Con estas palabras, John Elkann, el presidente del grupo FCA, anunciaba en la mañana del miércoles 25 de julio el fallecimiento de Sergio Marchionne por las lesiones irreversibles causadas en una operación de una dolencia en el hombro en un hospital de Zúrich la semana pasada.

Resultados récord de FCA el mismo día de la muerte de Sergio Marchionne

La muerte del carismático consejero delegado de Fiat y Chrysler, que solía huir del convencionalismo de la corbata como metáfora de su personalidad, ha coincidido con la cita ineludible de Mike Manley, que sustituyó a Marchionne el sábado pasado, con los analistas de bolsa para informar de los resultados conseguidos por la compañía hasta junio pasado. Manley ha pedido a los analistas un minuto de silencio en rcuerdo de “una oersona muy especial” y ha agradecido los numerosos mensajes de condolencia recibidos porque “son muy importantes”.

Después de que Sergio Marchionne salvara a Fiat y a Chrysler, dos emblemas de la industria automovilística de Italia y EEUU, de la quiebra, poco importaba en el momento actual la evolución de los ingresos y las ganancias en los últimos meses. Pero Marchionne se ha despedido a lo grande, consiguiendo batir algunos récords en las cuentas de FCA.

La actividad industrial ordinaria del grupo logró un récord con un superávit de 500 millones de euros, a pesae de que el beneficio neto bajó ligeramente (un 1%) y cerró el primer semestre con 1.775 millones. La facturación subió un 1% y llegó a 56.020 millones. Los mejores resultados de FCA se registraron en Norteamérica, con unas ganancias récord de 1.400 millones en el segundo trimestre del ejercicio y un aumento de las ventas del 17%.

Los resultados de FCA presentados el mismo día de la muerta de Marchionne sintetizan la vuelta al calcetín conseguida por el directivo en Fiat y Chrysler cuando estaban al borde de la quiebra. Después de duros ajustes y del saneamiento de las cuentas, Marchionne deja como parte de su legado un plan para invertir 45.000 millones hasta el año 2022 que será aplicado por Mike Manley.

Elogios a Marchionne de la patronal, de sindicatos y de la industria de automoción

El presidente de la patronal italiana Confindustria, Vincenzo Boccia, calificó a Sergio Marchionne, cuando su estado de salud ya era irreversible, como “un hombre de ruptura, perturbador” que puso en marcha “prácticas avanzadas” entre las que citó la centralidad de la negociación del salario y la productividad gracias a la madurez de los sindicatos.

Desde la secretaría general del sindicato CISL se apuntaba, también en los días previos a la muerte de Marchionne, la confianza en que Mike Manley continúe con “la estrategia y el gran trabajo hecho en los últimos 14 años por Sergio Marchionne, que ha salvado al grupo FCA de la quiebra con elecciones iluminadas y una extraordinaria capacidad de innovación industrial”.

El primer sindicato italiano, la CGIL, también elogió el papel de Marchionne, del que dijo que era un hombre “de gran inteligencia y habilidades de gestión” y que “tiene el indudable mérito de haber salvado a una compañía moribunda”. Sin embargo, recuerda que fue “un negociador duro” que rechazó el “diálogo y la colaboración con una parte importante de los trabajadores italianos”, lo que causó muchos conflictos con el sindicato CGIL. 

Marchionne no solo se mojó a favor de Fiat y Chrysler, sino también a favor de la industria de automoción europea, a la que encabezó en dos mandatos que sumaron cuatro años en 2006 y en 2012. El secretario general de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Europa (ACEA), Erik Jonnaert, ha expresado la conmoción de la organización, de la que Marchionne era uno de los miembros más veteranos. “Además de ser un líder empresarial inspirador de FCA, el señor Marchionne fue muy activo dentro de ACEA, donde siempre mostró una increíble pasión y energía para nuestra industria, al mando del enorme respeto de sus compañeros”.

Ese respeto iba acompañado en muchos casos de aprecio, estima y cordialidad con Marchionne, como se apreció en la broma que le gastó en público hace unos años el entonces consejero delegado de Ford, Alan Mulally, que interrumpió una rueda de prensa del directivo italiano para darle un abrazo. Es la imagen que ilustra este artículo. El piloto del equipo Ferrari Sebastian Vettel también ha ilustrado un mensaje de condolencia en Twitter con una foto de un abrazo con Sergio Marchionne, que hasta el sábado era el máximo directivo de la marca deportiva de lujo del grupo FCA.