Los vehículos eléctricos e híbridos sufren caídas más moderadas que los de combustión

En países como Noruega, las ventas de eléctricos están despuntando a pesar de los malos datos provocados por la crisis del COVID-19. 

Los planes puestos en marcha por los distintos Gobiernos del mundo están conduciendo a que los vehículos de propulsiones alternativas estén experimentando caídas menores que los de combustión. Los coches eléctricos e híbridos se han convertido en una opción cada vez más común para los compradores llegando, en algunos países, a cuotas de récord y a desbordar la capacidad de producción de algunos modelos. 

En España, la cuota de los vehículos eléctricos, híbridos, de gas… durante el mes de junio ha llegado hasta el 18,1% del total del mercado. En el acumulado del año la cifra se sitúa en el 17,9%. Las cifras de ventas en junio para este segmento han mostrado un comportamiento mucho más positivo que el de los vehículos de gasolina o diésel. Han aumentado sus ventas con respecto al mismo mes de 2019 en casi todas las comunidades autónomas excepto en Asturias, Baleares, Castilla la Mancha y Canarias. 

Cantabria (+132%), País Vasco (+100,91%) y Navarra (+58,96%), son las regiones que más consiguen aumentar la cuota de mercado de vehículos con propulsiones alternativas al diésel y la gasolina en el pasado mes. Estas cifras contrastan con el conjunto del mercado donde las ventas descienden en todas las comunidades autónomas. 

En países como Noruega, el avance de la electrificación ha sido mayor y el impacto del COVID-19 aún menos relevante. Las ventas de automóviles eléctricos de batería llegaron hasta el 48% de todas las matriculaciones de automóviles nuevos desde enero hasta finales de junio. En el mismo período de 2019, la cuota de mercado era del 45%. Durante los meses del COVID-19, las ventas totales de automóviles cayeron un 24,3%  y las de automóviles eléctricos un 19%. 

La demanda del Mercedes Clase A híbrido enchufable desborda la capacidad de producción

En Alemania, el mayor ejemplo de que las ventas de eléctricos e híbridos están sufriendo menos las consecuencias del COVID-19 es el caso del Mercedes Clase A. Tan solo dos semanas después de su lanzamiento, la marca ha recibido una avalancha de encargos, 15.000, y ha tenido que dejar de aceptar nuevos pedidos. 

Un hecho que ratifica la fuerte demanda que existe en Alemania tanto por el crecimiento del propio sector del coche eléctrico, como también por la entrada en vigor de las nuevas ayudas a la compra. En este caso permite a los clientes descontarse un total de 7.110 euros en el precio del Clase.

comparte...