Los distintivos ambientales, claves para discriminar las tecnologías más eficientes y visibilizar el envejecimiento del parque

Faconauto destaca y pone en valor el papel que están jugando las actuales etiquetas medioambientales en el proceso de descarbonización de la movilidad. 

Faconauto ha facilitado datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre el porcentaje de vehículos sin distintivos ambientales por comunidades autónomas. Como resultado se han obtenido cifras que ponen de manifiesto, una vez más, el grave problema que sufre la automoción en nuestro país por la antigüedad de su parque. El año pasado esta cifra alcanzó los 13,2 años de media. Los turismos sin etiqueta son responsables del 70% de las emisiones contaminantes NOx y partículas en los núcleos más poblados.

Entre las regiones con mayor porcentaje de vehículos sin distintivos se encuentran Castilla La Mancha (35,49%); Castilla y León (35,6%); Galicia (35,7%); Extremadura (36,7%); y las ciudades autónomas Ceuta y Melilla (37,9%). En el extremo contrario, Madrid (19,9%), Barcelona (23,4%) y las Islas Canarias (24,4%) son las que tienen un porcentaje menor de este tipo de vehículos.

El número de vehículos con Etiqueta B también se sitúa en porcentajes muy elevados en la mayoría de las comunidades autónomas. 

Utilidad de las etiquetas

Al respecto, la patronal de los concesionarios recuerda que el sistema de etiquetado de los vehículos, vigente desde hace cuatro años, está facilitando un mayor conocimiento del potencial contaminante. Discriminando los más respetuosos con el medioambiente, y contribuyendo a una compra más informada por parte de los conductores.

De igual modo, es una herramienta muy útil para las Administraciones Públicas a la hora de definir sus políticas medioambientales. El ejemplo más claro se producirá cuando, según establece la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, las ciudades de más de 50.000 habitantes tengan que incorporar Zonas de Bajas Emisiones a sus territorios.

Por ello, Faconauto recuerda que la mejor opción para avanzar hacia una movilidad más sostenible es apostar por la renovación del parque. Es decir por achatarrar los vehículos sin etiqueta para sustituirlos por otros que sí dispongan de etiqueta, particularmente si ésta es CERO, ECO o C.

“Las etiquetas medioambientales de la DGT se han convertido en un elemento cotidiano y muy tenido en cuenta por parte de los conductores a la hora de adquirir su vehículo. Es necesario consolidar este etiquetado, que las ciudades están usando para planificar sus Zonas de Bajas Emisiones, antes de abordar cualquier cambio profundo en el corto plazo”, explica Juan Luis Fernández, responsable de asuntos públicos de Faconauto.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad