18 Jul

Los concesionarios Volkswagen en Estados Unidos se enfrentan a la marca y piden compensaciones

Los concesionarios Volkswagen en Estados Unidos se enfrentan a la marca y piden compensaciones

Volkswagen podría compensar a los concesionarios de Estados Unidos por los perjuicios que les ha causado el escándalo de los motores diésel. Eso es lo que se desprende de una reunión que mantuvieron el pasado viernes 150 franquicias con su marca.

Es la primera vez que el fabricante alemán apunta a una retribución a sus concesionarios, aunque no se conocen detalles de la misma y las negociaciones aún continúan, como informa el Wall Street Journal.

Volkswagen está celebrando reuniones en todo el país informando a los concesionarios sobre los planes de la compañía para implementar la distribución de 15.000 millones de dólares pactados con los consumidores y con las autoridades de Estados Unidos.

En concreto, la marca está entregando a los puntos de venta un calendario de recompra y reparaciones. Los dueños de los coches afectados podrán devolver el vehículo o repararlo a partir de este mes de octubre.

En total hay 500.000 vehículos afectados más otros 12.000 que los concesionarios no han podido vender y que mantienen en sus campas, según dieron a conocer el viernes los propios concesionarios.

En esa misma reunión, un concesionario interrumpió a un ejecutivo de la marca en Estados Unidos, Mark McNabb, para pedir una compensación a las franquicias, compensación que no estaba en la agenda de Volkswagen. El concesionario se quejó de que la marca todavía no se había comprometido a reparar los daños causados a sus 650 concesionarios.

El representante de Volkswagen apuntó que dentro de la compañía se discute sobre una compensación a los concesionarios y que podría haber una decisión en los próximos meses.

La marca mantiene un diálogo constante con la Asociación Nacional de Concesionarios Volkswagen en Estados Unidos para hacer bien las cosas, dice el Wall Street Journal. Parte de la discusión gira alrededor de cómo les afectará el programa de cambio y reparación de vehículos que ahora Volkswagen tiene que abordar.