Los concesionarios británicos ganaron una media de 200.000 euros en 2016

Las concesiones de Gran Bretaña cerraron el año pasado con una rentabilidad media de unos 2000.000 euros, el peor dato desde el año 2013 y casi 40.000 euros por debajo de lo que ganaron durante el año 2015.

Aunque las matriculaciones el año pasado han sido muy altas, éstas no han tenido su reflejo en los resultados de los concesionarios, que además se han visto obligados a hacer frente a unos objetivos muy altos, que también han penalizado su rentabilidad.

Se trata de una proyección realizada por la empresa de inteligencia de mercado ASE, pero basada en el comportamiento de las empresas en los últimos meses. En concreto, en noviembre, los concesionarios del país perdieron una media de 15.000 euros, 2.300 euros peor que en noviembre de 2015.

“El resultado no esta tan malo como la previsión. Las expectativas eran bajas” dice el presidente de ASE, Mike Jones.

El último tramo del año se ha visto mediatizado también por la decisión de Gran Bretaña de dejar la Unión Europea, y eso que la primera mitad del ejercicio había sido muy buena. Ya después del verano, un 10% de los británicos decía abiertamente que estaba retrasando su decisión de compra ante la nueva perspectiva económica.

“Las ventas continuaron la tendencia que veníamos viendo en los meses previos, cayendo a niveles de hace unos años, a pesar del incremento de las matriculaciones. Esta contradicción pone de manifiesto que el cambio de modelo se ha acelerado en los últimos 12 meses, con los concesionarios automatriculando para después vender como vehículo usado”, comenta Jones.

Por su parte, el mercado de ocasión goza de muy buena salud en Gran Bretaña, lo cual también es una buena noticia para la rentabilidad de los concesionarios. Justamente, la rentabilidad del VO es definida como “sólida” por ASE. Esta tendencia tendrá su continuidad en 2017, que coincidirá con unos precios medios altos.

comparte...