23 Abr

Los coches viejos pueden circular en Madrid sin etiquetas y sin multas

Los coches viejos pueden circular en Madrid sin etiquetas y sin multas

Madrid se convierte este miércoles 24 de abril en la primera ciudad española en exigir a los vehículos que muestren la etiqueta ambiental. Sin embargo, la ordenanza municipal entra en vigor con una paradoja. Mientras que los coches y motos de menos antigüedad se exponen a multas si no exhiben el distintivo de la DGT, los vehículos más viejos y contaminantes podrán circular sin temor a ser multados hasta 2024. 

El plazo de seis meses de gracia que concedió el Ayuntamiento de Madrid para exigir que las etiquetas ambientales sean claramente visibles se acaba el día 24 de abril. A partir de ese día, las etiquetas dejan de ser de colocación voluntaria, tal como las concibió la DGT, y pasan a ser de exhibición obligatoria. 

Sin embargo, la ordenanza de movilidad sostenible del Ayuntamiento de Madridprevé que la obligación de mostrar las etiquetas no afecte a los vehículos «más antiguos y contaminantes, que podrán seguir circulando por Madrid», tal como recuerda Francisco López Carmona, director general de Gestión y Vigilancia de la Circulación. 

Coche obligados a mostrar etiqueta

Eso quiere decir que los coches que emiten más gases y partículas contaminantes podrán circular por el municipio de Madrid sin riesgo de ser multados por la policía, con las excepciones previstas que también afectan a los turismos que sí tienen etiqueta B y C.

En cambio, los coches ecológicos y los de gasolina posteriores al año 2000 y los diésel de después de 2006 se exponen a multas de 100 euros si son cazados por la Policía Municipal circulando por Madrid sin mostrar la etiqueta que les corresponde. La obligación afecta a los vehículos con distintivo 0 (sin emisiones, híbridos enchufables con más de 40 kilómetros de autonomía eléctrica), Eco (híbridos no enchifables o con menos de 40 kilómetros de autonomía sin emisiones), C (gasolina a partir de 2006 y diésel a partir de 2014) y B (gasolina a partir de 2000 y diésel a partir de 2006). 

Control a través de matrículas

Carmona justifica esta paradoja de la normativa municipal, que castiga a los coches menos contaminantes, debido a que la DGT no ha enviado etiqueta a estos vehículos, catalogados con la categoría A. La ordenanza municipal prevé la posibilidad de que los coches más viejos y contaminantes también tengan que exhibir una etiqueta en el caso de la DGT opte por crear el distintivo A. En ese caso, la obligación de mostrar esa nueva etiqueta se aplicaría a los tres meses.

La exigencia de la etiqueta entra en vigor con otra contradicción. El responsable de tráfico del Ayuntamiento de Madrid admite que el control de los vehículos que entren y circulen por el municipio se llevará a cabo mediante la captación de las matrículas a través de las cámaras de televisión.

«Con carácter general, el control se realiza de manera automática a través de lectores de matrículas ubicados en distintas zonas de la ciudad que verifican las características ambientales. No obstante, en ocasiones se produce también de manera complementaria un control manual por parte de agentes de movilidad o de Policía Municipal», asegura Francisco López Carmona en la web del Ayuntamiento. 

Fuente: Coche Global