Los cargadores de vehículos eléctricos pueden ser hackeados: estos son los peligros que alertan los expertos en ciberseguridad

Se ha demostrado que, en el caso de los coches autónomos, los hackers podrían lograr el control total de los mandos estando a más de 10km de distancia.

A medida que aumenta el número de vehículos eléctricos en carretera, lo hace también el conocimiento que tienen los hackers sobre ellos. Así lo ha demostrado la firma de seguridad británica Pen Test Partners, quienes, recientemente, encontraron vulnerabilidades cibernéticas en seis tipos de cargadores eléctricos domésticos y una gran red de carga pública.

Según estos hallazgos, millones de cargadores de vehículos eléctricos podrían ser pirateados de forma simultánea, exponiendo los datos del usuario y del terminal al que accedan. Puesto que; a pesar de las inversiones millonarias en estos nuevos modelos de conducción; nadie ha hecho referencia al riesgo que suponen sus sistemas de carga.

Los puntos públicos son los que corren un mayor riesgo, debido al número tan alto de usuarios que tienen acceso. Suponiendo un mayor número de probabilidades de que se produzcan robos de datos, así como de desvíos de electricidad a otros terminales.

Afortunadamente, a raíz de los últimos ataques masivos producidos en Estados Unidos, se están tomando medidas al respecto. Joe Biden obligará a los fabricantes de equipos pirateados a implementar estándares de seguridad más estrictos, con el fin de prevenir y eliminar tantas vulnerabilidades como sea posible.

El peligro de los vehículos autónomos

Pero el riesgo de pirateo no afecta únicamente al robo de electricidad o de datos. Uno de los peligros más preocupantes es la capacidad que tienen de controlar los futuros vehículos autónomos eléctricos. 

En julio de 2020, un grupo de investigadores de ciberseguridad lograron piratear los sistemas eléctricos de un Jeep Charokee. A través de internet tomaron el control inalámbrico del vehículo y fueron capaces de transmitir comandos a las funciones del tablero, la dirección, los frenos y la transmisión. Todo ello, estando a 16 kilómetros de la ubicación del vehículo. 

Y es que estas son solamente unas pruebas de que todo es pirateable, tal y como advierten los expertos en ciberseguridad. Por ello, es importante que los consumidores conozcan los riesgos y que las empresas aumenten la inversión en técnicas más robustas de ciberseguridad.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad