Las ventas de coches caerán este año un 2,7% en el País Vasco, por debajo de la media nacional

El Plan Renove ha tenido un impacto positivo sobre el mercado. 

El sector de la automoción facturó el año pasado 1.914 millones de euros, lo que supone el 2,5% del PIB vasco. 

Las matriculaciones de vehículos caerán durante este año en el País Vasco, según ha dado a conocer hoy la patronal de los concesionarios, Faconauto, en el transcurso de la I Jornada de Automoción del País Vasco que ha organizado junto a la Asociación de Empresarios de Automoción de Guipúzcoa (AEGA)la Asociación de Concesionarios de Vizcaya (ACV) y SEA Empresas Alavesas. Según los datos anunciados, las ventas de coches caerán un 2,7% en el País Vasco en 2019. 

En concreto, la previsión es que las matriculaciones de vehículos y todoterrenos caigan un 2,7%, hasta las 40.488 unidades. Una tendencia que continuará en 2020. En dicho año, las ventas volverán a caer un 2,2%. Sin embargo, esta caída será inferior a la media nacional, cuya bajada se sitúa casi dos puntos y medio por encima, con un 5%. Por su parte, las matriculaciones de vehículos comerciales experimentarán un crecimiento del 5,8% en 2019 y del 1,5% en 2020. 

Las patronales han vinculado estas cifras al impacto positivo que ha tenido finalmente el Plan Renove vasco sobre el mercado. Conforme a sus cálculos, el plan generó una demanda añadida de 1.500 matriculaciones, que habrían sido 10.000 de haberse mantenido hasta final de año. 

“Ante la falta de Gobierno, son las comunidades las que están sabiendo dar respuesta a las urgencias del sector, que son muchas. El Renove vasco ha conseguido devolver la tranquilidad a los compradores.  Ha puesto de manifiesto que el mercado está en disposición de tener más “alegría” a poco que se cambien los mensajes o a poco que se lancen iniciativas realistas que pasan por no dar de lado ninguna tecnología. Desde los concesionarios, seguimos trabajando en esta línea.  Estamos convencidos de que la tendencia puede cambiar en el último tramo del año. En especial, por el gran esfuerzo promocional que está haciendo el sector. Y también porque hay stock en los puntos de venta al que se le dará salida a precios más competitivos”, ha dicho el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez.

El mercado de los vehículos usados

Por su parte, el mercado de vehículos usados, según las previsiones presentadas hoy, experimentará una caída este año en el País Vasco. La patronal de los concesionarios prevé una ligera recesión de sus transferencias, tanto en 2019 como en 2020, con un 1,6% y un 0,6% respectivamente para superar las 70.677 operaciones en este año actual. 

Los organizadores de la jornada, que ha reunido a los principales grupos de concesionarios de la región, han recordado que el sector de la distribución en el País Vasco tiene un gran peso en la economía. En el pasado ejercicio, han facturado 1.914 millones de euros, lo que supone el 2,5% del PIB. En la actualidad, la red oficial de concesionarios suma 108 puntos de venta, lo que asegura el servicio a sus clientes en toda la geografía.

Envejecimiento del parque

Las tres patronales del automóvil han apuntado asimismo que la edad media de los vehículos en circulación en la región se sitúa en los 11,4 años. Es una cifra por debajo de la media nacional, que está en 12,3. No obstante, el 30% del parque vasco tiene dieciséis o más años. Por lo tanto, de seguir esta progresión, en 2025 se superarán los 13 años de media.

La patronal ha indicado que son necesarios planes ambiciosos de achatarramiento y de impulso de los vehículos 0 emisiones, como el implantado por el gobierno vasco, para propiciar la entrada de la tecnología eléctrica. Pero también para conseguir achatarrar vehículos y tractores antiguos, especialmente en las zonas más densamente pobladas o con una gran actividad agrícola.

Para ello, Faconauto, dentro de su hoja de ruta 2020-2025 para el sector, ha propuesto la puesta en marcha de un Plan Nacional de Achatarramiento 2020-2025 que debería contar, para ser eficiente, con un presupuesto de 2.500 millones de euros. Con esto se conseguiría achatarrar 2,5 millones de vehículos y 3.500 tractores. 

El Plan, además,  permitiría frenar ese envejecimiento del parque, cuya edad media se situaría en 11,8 años en 2025. De tal manera,  tendría un retorno por recaudación de impuestos y otros ingresos de más de 10.000 millones de euros, así como un importante impacto en reducción de emisiones y ahorro de combustible.

“Si queremos abordar realmente la descarbonización de la movilidad, algo en lo que estamos de acuerdo, el primer paso debería ser quitar de la circulación los coches más viejos. Es imprescindible avanzar hacia un modelo adecuado de movilidad sostenible y descarbonizada, sin discriminar tecnologías, con plazos suficientes y poniendo el foco sobre el principal problema que enfrenta el sector: un parque de automóviles muy envejecido”, ha recalcado Gerardo Pérez. 

comparte...