Las ventas de coches caerán este año en Castilla y León después de siete años

Faconauto ha celebrado el II Foro de Automoción de Castilla y León en Valladolid en el que se ha analizado la situación del mercado en la región.

Este año volverán a caer las ventas rompiendo así con el ciclo positivo que ha durado siete años. En concreto, la previsión es que las matriculaciones de vehículos y todoterrenos caigan más de un 7%, hasta las 35.900 unidades, tendencia que se confirmará también en 2020, cuando las ventas volverán a caer más de un 3%. Por su parte, las matriculaciones de vehículos comerciales se salvan de la caída, ya que experimentarán un crecimiento, aunque mínimo, del 2,5% en 2019 y del 1,5% en 2020.

La caída, según se ha expuesto hoy en el análisis realizado por Faconauto, se debe a que el canal de particulares (la venta que hace directamente el concesionario a las familias y el que más peso tiene en el mercado de Castilla y León) se está comportando de manera muy negativa.

“Hemos entrado desde hace casi nueve meses en una espiral muy negativa debido a la falta de confianza que siente el comprador que se está planteando cambiar de vehículo. Con la evolución actual, y según lo que nos cuentan nuestros concesionarios, Faconauto no ve que se pueda producir un cambio de tendencia. Los clientes necesitan un mensaje de tranquilidad en el sentido de que, en esta transición hacia una movilidad más sostenible, pueden optar por cualquier de las tecnologías disponibles, desde los motores de combustión, pasando por los híbridos y hasta los eléctricos. El que se forme cuanto antes un Gobierno estable que tranquilice al comprador sí podría ayudar a entrar en otra dinámica”, ha dicho Marta Blázquez, vicepresidenta Ejecutiva de Faconauto.

Al mismo tiempo, el mercado de vehículos usados tampoco dará muestras de fortaleza este año en Castilla y León. La patronal de los concesionarios prevé un estancamiento de sus transferencias tanto en 2019 como en 2020, para superar las 70.000 operaciones.

Envejecimiento del parque

Para Faconauto, el conjunto de estos datos pone de manifiesto un frenazo en el mercado de la automoción de Castilla y León que repercutirá directamente en la edad media del parque automovilístico, que seguirá envejeciendo en los próximos años, si no se articulan medidas para frenar este proceso.

La edad media de los vehículos en circulación en la región se sitúo el año pasado en los 12,2 años. Además, el 35% del parque tiene dieciséis o más años, por lo que, de seguir esta progresión, en 2025 se rozarán los 14 años de media.

En Faconauto se insiste en que son necesarios planes ambiciosos de achatarramiento y de impulso de los vehículos 0 emisiones para propiciar la entrada de la tecnología eléctrica, pero también para conseguir achatarrar vehículos y tractores antiguos, especialmente en las zonas más densamente pobladas o con una gran actividad agrícola.

Para ello, dentro de la hoja de ruta 2020-2025 para el sector que se ha elaborado en Faconauto, se ha propuesto la puesta en marcha de un Plan Nacional de Achatarramiento 2020-2025 que debería contar, para ser eficiente, con un presupuesto de 2.500 millones de euros para achatarrar 2,5 millones de vehículos y 3.500 tractores. Este Plan permitiría frenar ese envejecimiento del parque, cuya edad media se situaría en 11,8 años en 2025, tendría un retorno por recaudación de impuestos y otros ingresos de más de 10.000 millones de euros, así como un importante impacto en reducción de emisiones y ahorro de combustible.

“Si queremos abordar realmente descarbonización de la movilidad, algo en lo que estamos de acuerdo, el primer paso debería ser quitar de la circulación los coches más viejos. Es imprescindible avanzar hacia un modelo adecuado de movilidad sostenible y descarbonizada, sin discriminar tecnologías, con plazos suficientes y poniendo el foco sobre el principal problema que enfrenta el sector: un parque de automóviles muy envejecido”, ha recalcado Marta Blázquez.

comparte...