Las perspectivas económicas y los cambios de hábitos en la movilidad que marcarán la recuperación del automóvil tras el COVID-19

Los estudios de Caixabank y EY-Parthenon dibujaron los posibles escenarios para la recuperación del sector en el webinar #ContextoFaconauto. 

El impacto del COVID-19 en el sector de la automoción ha provocado que la incertidumbre se extienda por todo el mercado. Una posible crisis, el desempleo, la llegada de un nuevo brote… Muchos y distintos factores que no ayudan a la reactivación del sector. Por eso, en el webinar #ContextoFaconauto se han definido las perspectivas económicas y los cambios de hábitos en la movilidad que marcarán la recuperación del automóvil tras la crisis del coronavirus. 

“Es un shock a nivel global que está afectando a los países desarrollados. La diferencia que está habiendo en esta crisis es que se está respondiendo muy rápido y de forma contundente”, explicaba Oriol Aspachs, director de estudios en CaixaBank. Señalando otros indicadores Aspachs auguró que en el segundo trimestre habrá una caída del PIB de alrededor del 20%. 

Esa cifra, según el director de estudios de Caixabank, marcará a la Industria y su recuperación que estará condicionada por un plan de ayudas a nivel nacional. “El automóvil se encuentra en una situación delicada. Tiene una capacidad tractora para arrastrar a la economía. Su recuperación estará condicionada por las políticas económicas que se realicen. Se debe apoyar la demanda y transformar la oferta. El acuerdo a nivel europeo va a ser muy positivo para la automoción. Hay motivos para la esperanza”. 

Además de la situación económica, también influirá en la recuperación los nuevos hábitos de los clientes. El estudio presentado por EY-Parthenon destacaba principalmente dos aspectos positivos para el sector: aumento de la movilidad urbana y del vehículo privado; y las tendencias de compra de vehículos en los próximos meses. 

El vehículo privado en la nueva era post-coronavirus

“Hasta que no haya una solución sanitaria, el consumidor se va a inclinar más por el vehículo privado que por otro tipo de transportes”, señala el socio Responsable de EY Parthenon, David Samu. Los datos del estudio presentados muestran que un 27% de los consumidores van a utilizar más el coche privado en esta nueva situación. Un porcentaje muy superior a otras modalidades como el taxi, las VTC o el transporte público. 

Además, mostraron una foto fija sobre la intención de compra de un vehículo de los clientes. Destaca que, en España, un 43% asegura estar pensando en comprar un vehículo a corto o medio plazo. “Los encuestados más jóvenes optan por un vehículo de ocasión. Las familias se siguen decantando por los vehículos nuevos”, indicaba Samu. 

comparte...