La situación de los concesionarios italianos tras la crisis del coronavirus 

Los concesionarios necesitarán inyecciones muy fuertes de liquidez para lidiar con los efectos de la pandemia, según la agencia de calificación Crif Ratings. 

Los efectos de la pandemia del COVID-19 están siendo notables en Italia. El sector del automóvil italiano comienza a sufrir las consecuencias de la crisis sanitaria con la reapertura de la economía del país. La situación de los concesionarios, por ejemplo, resulta “crítica” según la agencia de calificación Crif Ratings

Explican que los distribuidores “enfrentan la emergencia con situaciones de liquidez ya relativamente débiles en comparación con empresas de otros sectores”. De hecho, calculan que el 60% de los negocios relacionados con los concesionarios tiene un perfil de liquidez insuficiente o débil para afrontar la actual situación. Por ello, aseguran que las redes de concesionarios necesitarán inyecciones muy fuertes de liquidez y aumentar las ventas de vehículos nuevos cuanto antes. 

Aún así, también vislumbran algunos signos de recuperación del sector. Indican que las solicitudes de préstamos presentadas por los consumidores a compañías financieras para la compra de un automóvil han aumentado un 78% en la primera semana de mayo. Durante todo el confinamiento, las solicitudes de préstamos se hundieron tanto por la incertidumbre del momento como, sobre todo, por la imposibilidad física de realizar la compra.

La agencia de calificación también cree que los concesionarios italianos parten de una debilidad estructural. La evolución del mercado (caída de las exportaciones italianas, el dieselgate, la transición hacia la electrificación…) también ha influido en los distribuidores. “La fuerte presión competitiva ha afectado negativamente a los concesionarios”. 

Las necesarias medidas institucionales

Crif Rating afirma que las medidas implementadas a nivel institucional desempeñarán un papel clave en el equilibrio financiero. El reinicio del flujo de crédito a las empresas y las soluciones financieras que afecten a toda la cadena de valor de la automoción serán fundamentales. 

“Además de las medidas en el frente de la oferta, las intervenciones para estimular la confianza del consumidor  son muy importantes. Por ejemplo, el reinicio del crédito para la compra de automóviles podría representar un acelerador fuerte para alentar al sector a reiniciarse rápidamente”, explican.

comparte...