La red de concesionarios Toyota en España ha reducido a la mitad su consumo de agua en los últimos 4 años

Se trata de un ejemplo más de la apuesta de los distribuidores por la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente. 

Los concesionarios siguen demostrando su apoyo y compromiso con nuestro entorno y con la sostenibilidad de sus actividades. Las redes de distribuidores de toda España han implementado distintas acciones y medidas para reforzar su apuesta por reducir las consecuencias de su actividad al medioambiente. El último ejemplo es el de los concesionario Toyota. Han anunciado que han reducido a la mitad su consumo de agua en los últimos 4 años. 

Los recursos hídricos que se consumen en los concesionarios de Toyota están destinados en su mayoría al lavado de vehículos, aunque también se dedican a otras actividades como el consumo de empleados o aseos. En 2020, el consumo total fue de 59.000 metros cúbicos aproximadamente, lo que supone una disminución del 45% respecto al año 2017 (104.491 metros cúbicos).

Toyota España indica que ha avanzado mucho en los últimos cuatro años en la reducción del impacto en el ciclo del agua. De cara al futuro, se ha establecido como objetivo que en el 2023 se produzca una reducción del 10% del consumo de agua en comparación con 2019. Para alcanzar esta meta se utilizarán técnicas como la reutilización de agua de lluvia y el tratamiento de vertidos para su purificación.

Este reto de reducir el uso del agua se engloba dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, por lo que Toyota se ha marcado el desafío para 2050 de minimizar y optimizar el consumo de agua tanto en la fabricación de vehículos como en las instalaciones de venta y reparación.

Los concesionarios, comprometidos con el medioambiente

Este no es el único ejemplo donde se materializa el esfuerzo de los concesionarios en pro de la sostenibilidad. Otro proyecto ya en marcha es Ecoredes, el primer proyecto de economía circular para los concesionarios. Gracias a este, los distribuidores pueden solicitar a los desguaces la retirada de un vehículo para proceder a su baja definitiva en la DGT; tramitar el certificado de destrucción, a través del desguace, ante la Consejería de Medio Ambiente correspondiente, su descontaminación; y, finalmente, la reutilización de piezas para su uso en el mercado de segunda vida.

La red de concesionarios oficiales en España invierte 600.000 euros anuales en la gestión y tratamiento de sus residuos. Al implementar una red de colaboración, en el marco de Ecoredes, se puede evitar la generación de 850.000 toneladas de “chatarra”, potenciando, al mismo tiempo, un mercado de piezas usadas que generaría hasta 350 millones de euros y más de 2.100 puestos de trabajo fruto de la reutilización de los componentes y la venta de los materiales como materia prima para otros procesos industriales.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad