La inversión en España del grupo Volkswagen desborda sus planes

La inversión real del grupo Volkswagen en España ha desbordado los planes. Las empresas que forman parte de la multinacional acabarán el plan de inverión de 2015 a 2019 con una cifra por encima de los 4.200 millones que se habían planificado inicialmente. Así lo ha anunciado este martes en Madrid Luca de Meo, presidente de Seat y máximo representante del grupo Volkswagen en España al explicar los resultados de las compañías englobadas. 

Seat acabó 2018, un año antes de lo planificado, alcanzando la inversión prevista de 3.300 millones. El resto de la inversión, hasta los 4.200 millones, se destina a la planta de Volkswagen de Navarra para el lanzamiento del nuevo Polo y el nuevo T-Cross. El año pasado, la multinacional invirtió más de 1.300 millones en España. «A final de 2018 ya hemos invertido 3.300 millones, por lo que haremos un poco más de lo previsto. Nunca se había invertido 4.200 millones en cinco años en España. Esperamos más inversión en el próximo ciclo», ha asegurado Luca de Meo.

A partir de ahora se abrirá la discusión dentro del grupo Volkswagen para asignar las inversiones para los próximos cinco años, donde Seat y el resto de empresas de la multinacional entran en una «posición de fuerza», según el directivo.  

La facturación sube hasta 18.465 millones

Seat, la planta de Pamplona y las filiales comerciales de todas las marcas de Volkswagen facturaron en 2018 un total de 18.465 millones de euros, un 6,2% más. La cifra sitúa al grupo Volkswagen en primera posición en ingresos en España y representa un 1,5% del PIB de España, según ha recordado De Meo.  
La producción conjunta de las plantas de Martorell y de Pamplona ascendió el año pasado a casi 750.000 unidades, con lo que uno de cada tres vehículos fabricados en España era del grupo alemán.

El consorcio da trabajo de forma directa a 24.500 personas, de las que el 92% tiene contrato indefinido. En cinco años la plantilla ha crecido un 13% con la creación de 3.200 puestos de trabajo. La compañía destinó una media de 1.000 euros por empleado a formación, 12 veces más que la media nacional. La mitad de esas contrataciones correspondieron a jóvenes menores de 30 años en 2018.

El «milagro de la industria»

La compañía reitera su apuesta por la movilidad eléctrica y las energías alternativas, junto a nuevas formas de micromovilidad personal como los patinetes eléctricos y el prototipo Minimó. Sin embargo, De Meo ha recordado que el sector del automóvil necesita que el Gobierno que salga de las elecciones generales del 28 de abril ponga en marcha políticas estables y a largo plazo. 

Fuente: Coche Global 

comparte...