La dificultad para ajustar el reloj del salpicadero muestra la necesidad de formar a los conductores

Ha llegado la hora. Ese momento en el que uno se da cuenta de que la hora del reloj del coche no coincide con la real después del cambio de hora. Un buen número de conductores estará días e incluso semanas con la hora del coche desfasada. Esa procrastinación esconde uno de los problemas de la digitalización. Para muchos usuarios que tienen coches hiperconectados y que son más un ordenador o una prolongación del ‘smartphone’, resulta complicado cambiar la hora del reloj del salpicadero. 

Seamos honestos. Nos fijamos mucho en el equipamiento tecnológico de un coche a la hora de comprarlo, pero luego no utilizamos muchas de esas innovaciones por pereza o desconocimiento. Todas esas lucecitas, todas esas aplicaciones integradas desbordan a más de uno que siente nostalgia por los radiocassettes. 

Analfabetismo funcional con los coches

Algo tan básico como el ajuste de la hora del coche se puede convertir en un dolor de cabeza a juzgar por las numerosas peticiones de auxilio de algunos usuarios en algunos foros y por los tutoriales que abundan en internet. Además, cada modelo es diferente y tiene su propio sistema para cambiar la hora, habitualmente ya completamente digitalizado en los turismos más recientes en lugar de los botones o ruedecitas de  sus antecesores. 

A medida que los coches van incorporando más ‘software’ y electrónica, aumenta el riesgo de cierto analfabetismo digital de algunos conductores. De poco sirve la explicación fugaz que te suele hacer el vendedor que te entrega el coche, que muchas veces tampoco está muy al tanto de cómo funcionar lo que tiene entre manos, ni el socorrido manual de instrucciones que casi nadie lee a no ser que le dé un ataque de sensatez. 

 

Los fabricantes de automóviles deberían aprender de sus colegas informáticos. «Un coche se ha convertido en un ordenador», advirtió Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, en la última edición del Mobile World Congress de Barcelona. Los fabricantes de ordenadores, tablets, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos suelen ofrecer a sus clientes buenos tutoriales. Algunas marcas como Apple organizan cursillos para explicar a sus clientes cómo utilizar sus dispositivos.

Tutoriales en vídeo

Algunos fabricantes de coches ya han empezado a ofrecer tutoriales en el nuevo lenguaje digital mediante vídeos. Ese es el caso de Seat​, que en su canal de Youtube ofrece un buen número de esos vídeos (como el que aparece más arriba en este artículo) para saber cómo utilizar los nuevos sistemas de conectividad, así como conocimientos básicos para controlar elementos esenciales como la presión de los neumáticos o los niveles de aceite.

Pero mientras aprendemos cómo conectar Spotify en el coche, tenemos una tarea más urgente: cambiar la hora del coche. Antes tendremos que armarnos de valor para enfrentarnos con la configuración del coche y adentrarnos en los ajustes para adaptarnos al cambio de hora.

Fuente: Coche Global

comparte...