La crisis de los semiconductores durará como mínimo hasta 2022 y será necesaria una gran inversión para iniciar la recuperación

La industria de la automoción es una de las más afectadas por la crisis de los semiconductores. 

Los microchips semiconductores están en crisis mundial, así lo asegura un estudio de Bain & Company. El mismo indica que su escasez está afectando a gran parte de los fabricantes de vehículos y a los concesionarios europeos. Pero, ¿cuánto durará esta crisis? ¿Cuándo se podrá iniciar la recuperación? Algunas de estas respuestas se contemplan en la anterior investigación. 

A pesar de las grandes inversiones y el apoyo institucional ofrecido a la industria, las opciones se consideran muy limitadas para resolver la situación. Tanto es así que la consultora asegura que serán necesarios miles de millones para superar esta crisis, que a priori no se espera su recuperación hasta 2022

Fabricantes de automóviles como Ford, General Motors, Volkswagen, Toyota y Daimler, ya están paralizando su actividad en muchas fábricas. Lo más negativo de todo esto es que se estima que esta no será la última crisis y que la industria de la automoción tendrá que convivir con este problema durante algún tiempo más.

Los fabricantes automovilísticos poseen un 10% de cuota en el mercado mundial 

La automoción no es la primera potencia en este componente. De hecho, juega un papel menor en el mercado, solo posee un 10% de cuota de mercado mundial. Sin embargo, es una de las más afectadas. Otros sectores, también golpeados, están dispuestos a pagar más por los chips para evitar su escasez.

Otros de los principales problemas de esta crisis es la concentración de proveedores, ya que la firma taiwanesa TSMC es la responsable de alrededor del 80% de los chips microcontroladores.

La crisis está contribuyendo al bajo nivel de matriculaciones

Esta situación, no solo está afectando al ritmo de producción de las fábricas sino también a los concesionarios y su bajo nivel de matriculaciones. Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto, ha reflexionado sobre la situación en La Vanguardia. “Así ha ocurrido en mayo, pero previsiblemente será peor en los próximos tres meses. Todas las redes se están viendo afectadas, aunque particularmente las europeas. Esto está contribuyendo al bajo nivel de matriculaciones que se está registrando en el canal de particulares”. 

Aumentar la capacidad tecnológica un 10% supondría inversiones de más de 30 millones de euros

Por otro lado, el estudio calcula que para incrementar en un 5% y un 10% las capacidades tecnológicas existentes sería necesaria una inversión de unos 33.578 millones de euros. Así mismo, mantener el desarrollo de estas tecnologías supondría 92.241 millones a vista previa de 10 años. 

También sería necesario construir una fábrica cada dos años por cada tecnología desarrollada e invertir entre 2.518 y 3.358 millones de euros cada año en investigación y desarrollo.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad