La crisis de los microchips: riesgos y pronósticos optimistas para la escasez de semiconductores

La corporación financiera Fitch Solutions habla de que la crisis de los microchips se extenderá hasta mediados de 2023. 

La crisis que está experimentando el sector de la automoción por la falta de semiconductores se prevé que dure hasta mediados del 2023. Así lo afirma la corporación financiera Fitch Solutions. La escasez de microchips no mostrará signos de mejora hasta el segundo semestre del próximo año. 

Estas previsiones hacen deducir a la financiera que los fabricantes de automóviles desarrollarán nuevas técnicas de gestión de la cadena de suministro. Por lo tanto, aparecerán nuevas oportunidades en un momento de extrema complejidad. 

“Es probable que los productores de chips afectados por la variante Delta de la Covid-19 necesiten al menos otro trimestre para resolver la acumulación de pedidos. Esto significa que habrá una brecha mayor entre la oferta y la demanda de vehículos nuevos que probablemente se solucionará a mediados de 2022”, aseguran desde Fitch Solutions. 

No obstante, no todo es negativo para el sector. A pesar de la escasez de chips, se pronostica que las ventas de vehículos crecerán un 15,5% en 2021. “Nuestro pronóstico de crecimiento es llegar a alcanzar los 90,5 millones de unidades en 2021, en comparación con los 80,4 millones en 2020. Aún así, esta cifra estaría muy por debajo de los 92,6 millones de unidades vendidas en 2019 antes de la pandemia”, explican desde la corporación financiera.  

Para 2022, el crecimiento que se prevé es de un 5,2%. Con esta subida ya se acercarán a las cifras de los niveles anteriores a la crisis sanitaria.

Efecto en los concesionarios 

Los concesionarios continúan sufriendo también esta crisis. En este ámbito se traslada en los plazos de entrega que se pueden llegar a alargar hasta los seis meses. Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, comentaba hace unos días en el diario Cinco Días que “la crisis de microprocesadores viene a agravar una situación inicialmente muy complicada para las redes de concesionarios y el automóvil en general ya originada por la pandemia”. 

El jefe de ventas del concesionario Rodosa, Pablo Ogando, apunta en el Faro de Vigo también a esos “4 y 6 meses” de demora. “Dentro de cada marca hay modelos con retrasos mayores, pero más o menos tenemos ese plazo en todos los modelos”.

Ante esta situación, la UE ha anunciado un plan para la fabricación de microchips para de esta forma acabar con la dependencia del continente asiático. El objetivo marcado es que para el año 2030 se fabriquen el 30% de los microchips mundiales, frente al 10% que se producen actualmente.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad