Jaume Roura: “Es fundamental que los concesionarios vayan al Congreso de Faconauto”

Con cifras más modestas de mercado y con el sector en plena ebullición y transformación, el presidente de Faconauto recuerda la importancia que para los concesionarios tiene el próximo Congreso que organiza la patronal. En dos sentidos: como oportunidad para prepararse ante el futuro y como la mejor manera de hacer visible la fuerza de la distribución oficial, ahora que la nueva legislatura ya está funcionando.

Frente al optimismo generalizado que hubo en 2015, parece que en 2016 la alegría ha sido menor, especialmente en el último trimestre… ¿Hay que preocuparse?

Bien, en 2015 veníamos de crecimientos de dos dígitos, de ahí esa alegría. Aun así, el comportamiento del mercado en 2016 no se puede considerar como malo, ya que hemos seguido matriculando más, a pesar de haber estado la mitad del ejercicio sin PIVE. Lo que nos dicen los datos del año pasado es que, quizá, el mercado español ya ha llegado a lo que yo siempre he denominado su “velocidad de crucero”. Lo importante a partir de ahora es mantener este ritmo y, si se puede, crecer. Nuestras previsiones apuntan que el mercado seguirá hacia arriba hasta 2019, por lo menos, pero con subidas muy modestas.

Usted se ha quejado de que se estaba volviendo a automatricular en demasía…

Sí, creo que nuestra obligación es advertir que esta práctica, que tiene su sentido, si se hace razonablemente, no puede convertirse en algo habitual para conseguir unos objetivos de venta. Lo preocupante es que, en el tramo final del año pasado, las automatriculaciones alcanzaron el 10% del volumen de ventas, lo cual es excesivo. En el caso de los concesionarios, esto supone una pérdida de dinero e incrementar los stocks. No se debería volver a estas prácticas, que tanto daño hicieron antes justo de la crisis de 2008.

“Una red rentable hace a una marca rentable”, dijo hace unos meses en otra entrevista.

Durante mi presidencia de Faconauto, una de las ideas fuerza que he dicho y repetido hasta la saciedad es que nuestras empresas han de ser rentables, porque de otro modo no podemos justificar ni nuestras estructuras ni el riesgo que corremos. Las marcas tienen que entender que nosotros, los concesionarios, somos uno de sus principales activos y, a mi entender, la base para su propia rentabilidad. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que tienen que dejarnos ganar dinero; no podemos ir tirando siempre con rentabilidades que superan a duras penas el 1% sobre facturación. Con otro agravante: si no somos más rentables, estaremos peor preparados para un futuro que es, cuanto menos, incierto.

Hablando de futuro, el Congreso de Faconauto tratará, un año más, de adelantarse al futuro.

Sí, de hecho, nuestro lema es “Abriendo camino”. Creo que una de las funciones de Faconauto ha de ser estar siempre a la última para, después, transmitir a los concesionarios toda la información. Y eso es, justamente, lo que hacemos en nuestro Congreso: rastrear los temas de vanguardia y buscar los mejores ponentes para que los concesionarios asistentes se lleven a sus casas una visión de todas aquellas tendencias novedosas que les pueden ayudar en su día a día y que les pueden ser útiles para adelantarse a los acontecimientos.

¿Por eso siempre acude a la Convención anual de la NADA?

Está todo inventado, y tenemos que fijarnos en los mejores. La NADA hace el mayor evento del mundo alrededor de la automoción, y siempre sacamos de allí ideas valiosas, no sólo para nuestros negocios, sino también para aplicar a los contenidos que ofrecemos en nuestro propio Congreso. Es evidente que los dos mercados, el español y el estadounidense, no se pueden comparar, pero en muchos aspectos necesariamente se van a parecer cada vez más, y nosotros tenemos que estar preparados.

Hablando un poco más sobre el futuro, parece inevitable que haya cierta alarma sobre cómo será el modelo de negocio de aquí a unos años.

Bueno, se oyen muchas voces que hablan de que estamos ante el fin del modelo de distribución que está vigente desde hace más de cien años, basado en los concesionarios. Hay mucho de sensacionalismo en este planteamiento. Cambiar la forma en que actualmente se venden coches de la noche a la mañana es imposible y además no favorecería al comprador. Pueden ir surgiendo nuevos modelos, pero el predominante seguirá siendo el de hoy en día. El concesionario sigue siendo el eslabón final de la cadena de valor del sector que llega al consumidor. Además, no es un mero intermediario, sino que cada vez es más un gestor profesional de servicios y de relaciones personales con los clientes.

¿Hasta cuándo será así?

La NADA precisamente hizo un estudio hace unos meses que hablaba de esto, y decía que en el horizonte de 2025 los concesionarios seguirán capitalizando la distribución. Evidentemente, no podemos negar que habrá cambios, pero estos no serán traumáticos, y los que lleguen tendrán una influencia relativa. Por ejemplo, la venta online, que existirá, pero que no será dominante, o el coche autónomo.

Parece que son muchos los desafíos. ¿Están corriendo lo suficiente los concesionarios?

Se va avanzando en la buena dirección, pero todavía queda trabajo por hacer. Creo que, además de cambios en la gestión, por ejemplo, también es necesario, en muchos casos, un cambio de mentalidad, que es lo que, en gran medida, pretendemos con la formación que proponemos en nuestro Congreso. Los verdaderos desafíos de la concesión serán tener una relación óptima con el cliente, innovar para tener un retorno mayor, aprovechar al máximo las nuevas tecnologías y hacer todo lo necesario para que el negocio sea rentable.

Finalmente, la legislatura está lanzada. ¿Qué espera Faconauto de ella?

En primer lugar, que tenga una continuidad en el tiempo. El país, y la automoción en particular, lo necesita. Creo que hay dos prioridades muy claras que hay que trabajar. Por un lado, articular y consensuar un plan que permita acelerar la renovación del parque automovilístico, y por otro sigue pendiente que haya una regulación entre marcas y concesionarios, para que los operadores tengan un mínimo de seguridad jurídica. De esa manera, estamos seguros de que tendremos un sector más libre y más competitivo para afrontar los retos que nos depare ese futuro del que antes hemos hablado.

Parece que la representatividad de Faconauto se antoja esencial para conseguir estos objetivos

Sin duda alguna. Faconauto representa a prácticamente la totalidad de la distribución oficial de España, pero esa representatividad, que tanta fuerza nos otorga, ha de ser visible, y el mejor momento para conseguirlo es nuestro Congreso. Es importante decir que estamos en un momento clave para nosotros, y que es fundamental una participación masiva de concesionarios los próximos días 14 y 15 de febrero en Madrid.

 

comparte...


1 comentario

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad