Estados Unidos empieza a regular los vehículos autónomos

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer un proyecto que pronto podría allanar el camino para que Ford, Google, Uber y otras compañías desplieguen cientos de miles de coches autónomos en las carreteras del país. De esta manera, el segundo mercado más importante del mundo se adelanta al resto a la hora de regular una tecnología que avanza a pasos agigantados.

En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, los demócratas y los republicanos lograron unirse en un proyecto de ley, al que bautizaron como “Ley de autoconducción”, que pretende permitir a los fabricantes de automóviles y gigantes de la tecnología probar hasta 100.000 vehículos experimentales autónomos al año.

Según esta propuesta, esas empresas podrían obtener exenciones de las normas de seguridad federales, que rigen al resto de vehículos de motor y que se unificarían en este asunto, y no tendrían que revisar su tecnología antes de que llegue al mercado.

«Hoy tenemos la oportunidad de apoyar y promover pruebas seguras y el despliegue de esta tecnología que salva vidas», dijo el representante del estado de Ohio, Bob Latta, uno de los autores del proyecto, durante un discurso previo a la votación de la Cámara de Representantes.

«Las compañías estadounidenses están invirtiendo recursos importantes en la investigación y desarrollo de esta tecnología y no deben ser frenadas por las barreras regulatorias», continuó Latta.

No todos están contentos con el esfuerzo de la Cámara. Consumers Union, el ala de política de Consumer Reports, dijo el miércoles que los legisladores deberían haber impuesto normas más estrictas de seguridad en vehículos sin conductor.

comparte...