El sector del automóvil alemán pide a Merkel incentivos para los consumidores que impulsen las ventas

El Gobierno ha aplazado a junio la discusión de tomar medidas que afecten al sector tales como un plan de achatarramiento u otros incentivos a la demanda. 

El gran reto del sector automovilístico europeo y mundial es recuperar, cuanto antes, la actividad y las ventas. Este gran desafío compartido por muchos países requiere la colaboración de diferentes Administraciones Públicos y de los gobiernos. En este sentido, el sector del automóvil alemán pide a Merkel incentivos para los consumidores que logren impulsar las ventas. 

Así se lo han transmitido en una videoconferencia a la Canciller alemana, Angela Merkel. Los actores más importantes del sector han transmitido a Merkel que esperan que el Estado ofrezca incentivos financieros a los consumidores para tratar de impulsar las ventas. En la reunión virtual estuvieron presentes representantes de BMW, Volkswagen y Daimler, así como varios ministros alemanes. 

Ante la petición de ayudas gubernamentales por parte de la automoción, el gobierno se ha mantenido distante y ha asegurado que las discusiones sobre estos incentivos continuarán hasta principios de junio. “En la reunión se han discutido sobre las medidas de estímulo a tomar en la industria. Los resultados de estas conversaciones se discutirán en el próximo mes”, declaraba el portavoz de Merkel, Steffen Seibert. 

La oposición al Gobierno ha rechazado la idea de ofrecer incentivos financieros a los compradores de automóviles de gasolina y diésel. En cambio, sí han animado a aprovechar esta oportunidad para hacer cambios en la industria automotriz. «Lo que se necesita es un apoyo inteligente a los coches eléctricos e híbridos enchufables”, reclamaba el legislador del Partido Verde, Oliver Krischer.

Algunos Estados Federados reclaman medidas para el sector de la automoción

Sin embargo, la mayoría de Estados Federados de Alemania están a favor de aplicar incentivos para los consumidores. El presidente de Baviera, Markus Söder, declaró que la industria automovilística necesitaba «un impulso a corto plazo». Además, subrayó la necesidad de una acción decisiva. «Si lo estamos haciendo, debemos hacerlo rápidamente”. 

Los responsables de Baja Sajonia, Baviera y Baden-Wurtemberg han pedido al Gobierno la concesión de hasta 3.000 euros a quienes compren un coche diésel o gasolina. Los incentivos aumentan hasta los 4.000 euros para los vehículos eléctricos, híbridos y de hidrógeno. Los anteriores 3 estados dependen en gran medida de la industria automoción.

comparte...