El olor, el principal problema para los compradores de coches nuevos en China

El olor “desagradable” de los coches nuevos es el principal defecto que ponen los compradores chinos en el Estudio de Calidad Inicial que realiza J.D. Power en el país asiático, según recoge Detroit News. Y no es casualidad; este “problema” ocupa el primer puesto por segundo año consecutivo. En Estados Unidos, donde la empresa hace el mismo estudio, la preocupación por el olor ocupa el puesto 21 entre los compradores.

Los consumidores chinos se quejaron de este asunto en el 16% de los vehículos. Para los estadounidenses, sin embargo, el mayor problema de sus coches nuevos es el sistema de reconocimiento de voz (algo en lo que podemos estar de acuerdo también en España).

“El humo y la polución han hecho que los compradores chinos se hayan vuelto un poco paranoicos respecto al olor en los coches nuevos, un problema que actualmente se están exagerando”, ha dicho Jeff Cai, director general de producto y calidad de J.D. Power China. “Por otro lado, hay una parte de los compradores en Europa y Estados Unidos que, por el contrario, se sienten tan atraídos por el olor a coche nuevo que llegan a comprar pulverizadores para que éste dure el mayor tiempo posible”, ha recordado Cai.

Las diferentes actitudes de los compradores en el primer mercado del mundo dan muestras de todas las variantes que los fabricantes de coches deben tener en cuenta a la hora de comercializar sus modelos en todo el mundo.

En China, sin ir más lejos, los concesionarios son usados por las marcas para comprobar la fuerza con que los chinos cierran las puertas del coche y ver su resistencia. Fabricantes desde Volkswagen, pasando por General Motors, han previsto más espacio para las piernas y asientos traseros más cómodos para adaptarse a los gustos chinos.

De este modo las marcas ven cómo aumenta la presión para responder a las expectativas de los chinos, dado el potencial que tiene y que tendrá el mercado chino (el primero del mundo desde 2009).

Volviendo al olor, el Gobierno chino está considerando hacer obligatorias una serie de recomendaciones respecto a la calidad del aire del interior de los vehículos que se implantaron ya en 2012.

Mientras, los compradores usan todo tipo de fórmulas para disimular el olor del coche nuevo, como bolsitas de limón, piel de naranja o una mezcla de agua con vinagre. Los lavaderos de coches también ofrecen “esterilización mediante ozono” para eliminar las toxinas.

comparte...