El coronavirus frena el desarrollo de los vehículos autónomos

Las principales compañías que se encargan de estos servicios han paralizado sus pruebas para frenar el contagio. 

Casi la totalidad de las actividades económicas del mundo están quedando paralizadas por el coronavirus. Siempre con el principal objetivo en mente, frenar al virus, muchas empresas han cesado su actividad normal. Uno de los muchos ejemplos es la conducción automatizada. El coronavirus también frena el desarrollo de los vehículos autónomos.

Waymo, filial de Alphabet, Cruise (General Motors) y Uber han paralizado sus pruebas de conducción autónoma ante la situación generada por el coronavirus. Cabe destacar que los servicios totalmente automatizados de taxis, entregas y camiones sin conductor de la compañía Waymo, por ejemplo, continúan operando. 

Una de las únicas excepciones es el caso de  Mobileye, propiedad de Intel Corp.. Esta continúa realizando pruebas de conducción autónoma. La mayoría de sus pruebas se realizan en Israel. Este país fue uno de los primeros en tomar medidas para evitar la extensión del COVID-19 y, por ello, la situación está más controlada que en otro países. 

La tecnología y los seres humanos

El medio norteamericano Verge señala que el hecho de que las compañías de vehículos autónomos se vean obligadas a suspender las pruebas para proteger a los empleados pone de relieve cómo una tecnología diseñada para ser libre de humanos aún depende de personas casi de forma exclusiva. 

Muchos expertos señalan que un desarrollo aún mayor de los vehículos autónomos en un escenario de pandemia global, hubiese aportado muchas ventajas. Por ejemplo, podría suponer una alternativa de movilidad con menor riesgo de contagio que un traslado con conductor convencional.

comparte...