El blockchain y otras tecnologías que se refuerzan en el sector de la automoción con la crisis del coronavirus

La conducción autónoma también está saliendo reforzada en detrimento de otros conceptos de movilidad como el vehículo compartido. 

El coronavirus está marcando y marcará un claro cambio de paradigma social, económico y político. Esta pandemia mundial está transformando todos los ámbitos de nuestra realidad entre los que se encuentra la automoción y la movilidad. Y es que la crisis del COVID-19 está reforzando conceptos como el Blockchain y otras tecnologías dentro del sector de la automoción. 

La tecnología Blockchain está siendo vista, en la actualidad, como una herramienta útil para garantizar la eficiencia en las tareas de logística, optimizar procesos o aportar soluciones para el intercambio seguro de datos. Y es que en el contexto actual, estas funciones en los negocios de la automoción adquieren una gran importancia. 

De hecho, ya hay importantes firmas del sector que están abogando por esta tecnología. Por ejemplo, BMW ya está usando el blockchain en las compras para asegurar “la trazabilidad de los componentes y las materias primas en las cadenas de suministro” y fomentar “la transparencia”. Debido a su buena acogida, esperan trasladar el blockchain a otros proveedores como los concesionarios. 

Toyota también ha apostado por el blockchain en el contexto actual. Indican que “esta tecnología tiene el potencial de promover nuevas alianzas dentro y fuera del grupo”. Además, añaden que serviría para “prestar servicios más prácticos y personalizados a los clientes, centrados en la eficiencia empresarial y la mejora continua”. 

Los vehículos autónomos, una solución para futuras pandemias

Del mismo modo, hay otras tecnologías que también están saliendo reforzadas como la conducción autónoma. Esta es vista por los expertos como una vía de solución para futuras situaciones de restricción de la movilidad. De hecho, en China ya han empezado a utilizarla para el reparto de determinados productos. 

Compañías como Alibaba, Meituan Dianping y JD.Com han contratado furgonetas sin conductor a Neolix. De esta forma, se reduce el contacto físico entre trabajadores y clientes y se apuesta por mantener el mismo servicio de reparto. 

A diferencia de los anteriores conceptos, hay algunos que se han visto especialmente perjudicados con el paso del coronavirus. Es el caso del coche compartido. Ahora mismo, según una encuesta de IPSOS, los consumidores de China descartan esa opción de movilidad y se decantan por el vehículo privado.  

comparte...