El azul podría convertirse en el color de moda para los coches

Pese a que el blanco vuelve a ser este año el color preferido para el 38% de los conductores del mundo, según el informe anual sobre tendencias mundiales del color elaborado por PPG, parece que hay tendencias que apuntan a un cambio de gustos, que inclinarían la balanza por el azul como el color predominante.

Eso es, por lo menos, lo que apunta Jane Harrington, directora de estilo de color de PPG, en una información que recoge MarketWatch. Harrington sostiene que son cada vez más los coches azules en los salones de automoción que se celebran en todo el mundo, sobre todo cuando los fabricantes presentan un nuevo modelo. No hace mucho, las novedades eran presentadas en negro, plata o rojo.

Influencia de Apple

El blanco ha sido el color más popular en los últimos cinco años, sobrepasando al plateado ya en 2011 y acabando con una supremacía que había durado diez años. Este cambio de tendencia se debería a la influencia clave que ha tenido Apple, que ha conseguido convertir el blanco en un color de moda, vinculado al lujo.

Para explicar la teórica importancia que va a adquirir el azul no tardando mucho, Harrington explica que su variedad ofrece muchas ventajas. El azul es versátil y puede tender hacia el gris o hacia el verde, así como hacerse más claro o más oscuro. En definitiva, se trataría de uno de los colores más fácilmente personalizables, cosa que no se puede hacer con cualquier color.

Fabricantes “fetiche” como Tesla se están apuntando a esta tendencia. Según MarketWatch, la marca de moda hizo debutar tres colores para sus modelos el año pasado: negro brillante, azul oscuro y plateado oscuro, pese a saber que los colores más populares para sus coches son el negro, el gris y el azul metalizados.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad