El automóvil británico se desmorona en vísperas del Brexit

La producción de vehículos se desploma un 20% en el primer semestre por los cierres en previsión del Brexit.

El temor al Brexit ya se está cobrando víctimas en la industria del automóvil británica. Al impacto de la debilidad de los mercados europeos se unen el efecto de los primeros cierres de plantas o de líneas de producción poco antes de que el Reino Unido huya de la Unión Europea. Las primeras fugas empresariales como aperitivo del Brexit han provocado un desplome del volumen de producción de vehículos del 20,1% en el primer semestre de 2019.

En los primeros seis meses de este año, las fábricas británicas han ensamblado un total de 666.531 automóviles y furgonetas, lo que supone un retroceso del 20,1% en relación con el mismo periodo de 2018. En el año móvil teniendo en cuenta los últimos 12 meses, la producción fue de 1.351.388 vehículos, una cifra inusualmente baja. 

La Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles (SMMT) atribuyó la pérdida de 168.052 unidades en el primer semestre a la caída de la demanda en mercados clave, incluido el Reino Unido, «agravada por los cierres de fábricas adelantados en anticipación de la fecha límite de marzo del Brexit», en referencia a la previsión inicial que fue prorrogada hasta octubre ante la falta de un acuerdo. 

Llegada de Boris Johnson

Las cifras que muestran el deterioro de la industria de automoción del Reino Unido llegan en un momento de máxima tensión en el país por la llegada a Downing Street de Boris Johnson, que ha anunciado un Brexit sea como sea. Los fabricantes advierten de que el sector ya ha gastado al menos 330 millones de libras en planes de contingencia para asegurar los suministros durante un tiempo. 

Las últimas cifras muestran que la inversión en el sector se detuvo efectivamente en el primer semestre del año. En el período enero-junio, las nuevas inversiones disminuyeron más del 70% y se quedaron en 90 millones de libras, en contraste con la cifra de inversión anual de 2.700 millones en los últimos siete años. La gran mayoría de los fabricantes han suspendido las inversiones en el Reino Unido en medio de la incertidumbre actual, según la SMMT.

Mike Hawes, director ejecutivo de SMMT, considera que las últimas cifras son «el resultado de la inestabilidad global, agravada por el temor constante de que ‘no hay acuerdo’. Este temor está causando que la inversión se detenga, ya que cientos de millones de libras se desvían a la mitigación del borde del acantilado del Brexit, dinero que se gastaría mejor para abordar los desafíos tecnológicos y ambientales».

FUENTE: COCHE GLOBAL, AUTOR HELENA MARTÍN

comparte...