Las consecuencias del Brexit: PSA no invertirá en sus plantas de Reino Unido hasta que no se aclare la situación 

La falta de acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea está provocando una desaceleración en la industria de la automoción británica. 

El mayor temor para la industria británica del automóvil parece no estar demasiado lejos de hacerse realidad. Un Brexit duro dejaría importantes secuelas económicas para gran parte de las empresas del Reino Unido. Las consecuencias del Brexit ya se han empezado a hacer notar. PSA no invertirá en sus plantas de Reino Unido hasta que no se aclare la situación política. 

Así de tajante ha sido el consejero delegado de Opel, Michael Lohscheller, en sus declaraciones. Ha descartado, casi por completo, que el Grupo PSA invierta en las plantas que mantiene en Ellesmere Port y Luton hasta que se resuelva la incertidumbre provocada por la salida del Reino Unido de la Unión Europea. 

Durante la celebración del Salón Internacional del Automóvil en Frankfurt, el consejero delegado de la firma alemana explicó los motivos de esta decisión. “No podemos tomar decisiones de inversión sin conocer qué es lo que va a pasar», ha sentenciado. 

Además, el directivo de Opel quiso alertar del peligro que puede ocasionar, a nivel de empleo y de inversiones, cualquier movimiento dentro de esta compleja problemática. «Todo el mundo necesita ser consciente de la responsabilidad», aseguró Lohscheller. 

Los fabricantes británicos prefieren retrasar el Brexit

El director general de la Sociedad de Fabricantes de Automóviles de Reino Unido (SMMT, por sus siglas en inglés), Mike Hawes, aseguró que la automoción británica prefiere retrasar el Brexit antes de que se lleve a cabo una salida de la Unión Europea (UE) sin acuerdo. 

De hecho, algunas compañías automovilísticas han tomado medidas para esquivar los efectos negativos de una falta de acuerdo.

comparte...