Cómo está cambiando el comportamiento del cliente en mitad de la COVID-19

El parón de la movilidad es uno de los signos más visibles de la pandemia originada por la COVID-19. Ahora que la economía se vuelve a reactivar, ¿cómo está cambiando el comportamiento en la venta de coches?

La pandemia de la COVID-19 ha afectado a muchas industrias, pero sin duda la industria de la automoción se ha visto duramente golpeada por ella. Los consumidores tienen que hacer frente a problemas de salud, financieros, etc, algo que repercute de manera negativa en la movilidad haciendo que descienda. Muchos concesionarios de todo el mundo se han visto obligados a cerrar sus puertas, la compra de vehículos también se detuvo cayendo en picado, con un descenso del 71% en China durante febrero de 2020, un 47% en Estados Unidos a lo largo del mes de abril de este año, alcanzando el 80% en Europa durante el mismo periodo.

El comportamiento en lo que a movilidad se refiere, también ha cambiado de manera drástica, muchas personas han teletrabajado (evitando así el desplazamiento hasta su puesto físico de trabajo) y otras se han mantenido alejadas del uso del transporte público por los problemas de salud y contagios.

En la actualidad, la economía se va reabriendo de manera gradual y tanto los concesionarios como los gobiernos centrales necesitan saber cuánto tiempo va a ser necesario para la recuperación.

Como ayuda a la hora de dar una respuesta a esta cuestión, desde Mckinsey se ha realizado una encuesta a los consumidores de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Japón y China para conocer qué intención de compra de un vehículo tenían.

Las conclusiones a las que se llegaron en este estudio son:

  • Cuando se trata de comprar automóviles, la intención de compra todavía está un 14 por ciento por debajo de los niveles anteriores a la COVID-19.
  • Estados Unidos ha bajado un 26 por ciento, pero se está recuperando.
  • Europa ha bajado un 12 por ciento, con Alemania y Francia recuperándose significativamente, mientras que el Reino Unido e Italia han bajado un 25 por ciento.
  • China se ha recuperado, con una intención de compra cercana a los niveles anteriores a la COVID-19.
  • Japón ha bajado un 18 por ciento.

La demanda de automóviles de ocasión ​​parece más sólida en Estados Unidos y Asia, mientras que en Europa la demanda de automóviles nuevos está experimentando una recuperación más fuerte. Los hogares de mayores ingresos y las marcas premium parece que son los menos afectados.

Como pincelada hacia el futuro del sector, desde el estudio se apunta a que tanto en la compra como en el servicio, parece que está surgiendo una «nueva normalidad» cuando se trata de cómo los consumidores quieren comprar y dar servicio a sus automóviles. Lo digital se vuelve más importante a lo largo de todo el embudo de compra, con la mitad de los consumidores interesados ​​en ventas y servicios en línea y sin contacto.

Accede al estudio completo desde aquí.

comparte...