¿Cómo afectarán las normativas de emisiones y la legislación europea al empleo en la automoción?

Se prevé que la llegada de la electrificación genere 226.000 nuevos puestos de trabajo para su producción. 

La llegada del coche eléctrico y la adopción de medidas que fomenten la descarbonización afectan directamente al mercado laboral en la automoción. Las normativas de emisiones y la prohibición de los motores de combustión contemplada para Europa presentan amenazas para el sector pero también nuevas oportunidades. Un estudio realizado por PwC para la Asociación Europea de Proveedores de Automoción (Clepa) analiza todos sus efectos. 

Según se desprende de la investigación, la eliminación gradual de la tecnología de los motores de combustión interna antes del año 2035 hará que 501.000 empleados de proveedores de automoción que fabrican componentes de estos sistemas tengan que renovar sus funciones.

A su vez este informe prevé que aproximadamente el 70% de estos empleados podrían perder su trabajo en el período del 2030 al 2035. En España, según apunta Europa Press, 72.000 personas están relacionadas con el sistema de propulsión de motor de combustión interna en el campo de la automoción. 

Y, ¿dónde estarán las oportunidades? Se calcula que hasta 70.000 millones de euros (70%) de la creación de valor relacionada con los sistemas de propulsión eléctricos estarán vinculados al procesamiento de materiales de baterías, la producción de celdas de batería y módulos de celdas y de ensamblaje de sistemas de baterías.

Habrá amenazas pero también oportunidades

Por lo tanto, las oportunidades del vehículo eléctrico dependen del establecimiento de una amplia cadena de suministro de baterías en la Unión Europea. Todo ello aún está por confirmar. 

En los países de Europa Occidental, la producción de sistemas de propulsión de vehículos eléctricos tiene una mejor situación. Mientras que en Europa Central y Oriental se seguirá dependiendo en gran medida del motor de combustión interna.  

Aunque se producirán 226.000 nuevos puestos de trabajo para la producción de sistemas de propulsión de eléctricos, no se llegará a paliar los puestos que se podrían perder con la desaparición de la combustión interna. 

En este sentido, desde Clepa proponen un enfoque de tecnología mixta que permita el uso de combustibles renovables. Esto supondría una reducción del 50% del dióxido de carbono para 2030 conservando los empleos. 

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad