Claves para poner en valor el departamento de recambios tras el COVID-19

MSX International y la Universidad Faconauto señalaron los aspectos fundamentales a tener en cuenta para recuperar la actividad en este área tras el coronavirus.

Tras un parón de la actividad de varios meses de concesionarios, servicios oficiales y talleres, es el momento de pensar en cómo será la vuelta a la actividad. Por ello, y a través de un webinar, la Universidad Faconauto y MSX International dieron las claves para poner en valor el departamento de recambios tras el COVID-19. 

Los expertos de MSX International que impartieron el webinar destacaron que el objetivo  actual de este departamento debe ser analizar tres preguntas: qué va a ser necesario cambiar, por dónde empiezo y qué puedo ir haciendo ahora. En ese sentido, quisieron señalar que su objetivo es “provocar la reflexión, dar pistas y ayudar a que la red de distribución acelere su actividad lo antes posible”. 

El webinar se ha dividido en 3 grandes partes: logística, relación con los clientes y organización interna. 

Logística

Los expertos señalaron que la logística global está afectada por la crisis del COVID-19. El coronavirus ha provocado cambios que han provocado que los sistemas actuales no estén bien configurados o que estén desactualizados. Además, de otras consecuencias como que el consumo no sea el mismo. Por ello, explicaron que el objetivo en este apartado debe ser garantizar la seguridad de cliente, de la cadena de suministro y de los empleados. 

Para lograr esa meta se han recomendado una serie de acciones para antes la apertura. Algunas como el análisis de la demanda habitual y puntual, contactar con los administradores de sistemas de pedidos, conocer la disponibilidad de los proveedores… Después, se lanzan otras pautas encaminadas, por ejemplo, a la recepción o entrega de material donde entra en juego la distancia de seguridada el uso de mascarillas, marcar en el suelo puntos de depósito…

Organización Interna

En este apartado, los expertos han señalado que se partía de un departamento estable. Sin embargo, ahora, después del COVID-19, habrá que hacer frente a una serie de desafíos. Como, por ejemplo, el riesgo de contagio o la disponibilidad del personal. Estos departamentos tendrán el objetivo de asentar las nuevas formas de trabajo y de garantizar la seguridad a todos los empleados. 

Por ello, antes de la apertura recomiendan llevar a cabo acciones como un análisis de los trabajadores, su reincorporación de forma escalonada, preparación del teletrabajo, la modificación de los horarios de entrada y salida… Además, han recomendado un sistema de trabajo basado en el pre-picking. Este serviría para agilizar la respuesta de diferentes departamentos como recepción, recambios o taller. 

Relación con los clientes

Por último, y en referencia a la relación con los clientes, creen que será vital minimizar el contacto entre empleados. Por ello recomiendan algunas acciones como disponer de un segundo monitor hacia el taller, disponer de un catálogo electrónico, evitar el papel, reorganización de las rutas de visitas, digitalizar los procesos…

comparte...