China, su apuesta por los vehículos eléctricos y su repercusión en el mercado del petróleo

China tiene la flota de autobuses eléctricos más grande del mundo con 350.000 vehículos de este tipo.

Una de las principales apuestas de muchas ciudades y países está siendo la movilidad sostenible y el cuidado del medio ambiente. China es uno de ellos con su cambio radical en el modelo de transporte público de autobuses. Según datos oficiales, el 99% de los autobuses completamente eléctricos (que no híbridos) del mundo están en China. En su conjunto, China tiene un 17% de autobuses eléctricos puros en el total de su flota. En algunas ciudades como Shenzhen este tipo de vehículos acapara todo el mercado.

Cifras impresionantes que están haciendo que China se convierta en un país pionero en cuanto al vehículo eléctrico y reduzca su coste para los habitantes. Ante esta tendencia, la compañía Bloomberg ha analizado las posibles futuras consecuencias de los movimientos que se están produciendo en China.

Según calculan, para finales de 2019 los buses eléctricos chinos van a erradicar una demanda de 270.000 barriles de petróleo diarios, y para 2040 se llegaría a 6.4 millones de barriles menos cada día. Hoy día se consumen 99 millones de barriles diarios.

Los afectados serían Estados Unidos, actualmente el mayor productor de petróleo del mundo, y Arabia Saudí y Rusia, los principales exportadores. Puede que Estados Unidos consiga paliar parte del golpe gracias al consumo interno, pero sigue sin ser un buen mensaje para su economía.

comparte...