California, la cuna del coche autónomo, permite pruebas sin volante ni frenos

El estado de California permite, desde la semana pasada, pruebas de coches autónomos en vías públicas sin la presencia de un operador en su interior, como ocurría hasta ahora. Actualmente, hasta quince fabricantes de coches o startups, entre las que se encuentran Alphabet (Google), Ford, Honda o Tesla, hacen pruebas de vehículos autónomos en las carreteras del estado, pero siempre, en función de la regulación actual, debe viajar un operario al volante y el coche debe estar equipado con frenos.

Con la nueva regulación, se acota una zona para hacer esas pruebas para coches sin volante, sin frenos, sin acelerador y sin operador en su interior.

Las pruebas han sido autorizadas como paso previo para que la empresa francesa Easymile empiece a operar y a prestar sus servicios de transporte sin conductor, como también pretende hacer en otras ciudades de Europa.

Desprovisto de volante y del espacio del conductor, el minibús EZ10 de Easymile dispone de suficiente espacio para transportar a una docena de pasajeros, con la condición de que éstos vayan de pie. El vehículo circula a 25 km/h.

Su tecnología de pilotaje adapta su velocidad a su entorno y puede, en caso necesario, detenerse completamente para seguridad de los peatones y de los pasajeros, según sus promotores.

Google y otras empresas con sede en California que están impulsando la movilidad autónoma se han quejado de que el estado tenía regulaciones muy estrictas. Por eso, la propia Google había empezado a probar su coche en Texas, donde las leyes sí permiten que se hagan sin conductor, volante o frenos.

comparte...