CaixaBank Research analiza en su Informe Mensual la oportunidad histórica de los Fondos Europeos

Esta vez puede ser diferente

Los europeos tenemos la sensación de que la política económica no estuvo a la altura de las circunstancias durante la Gran Recesión. Esta vez puede y debe ser diferente. Oriol Aspachs, director de Estudios de CaixaBank Researh, indica que la clave es la efectividad de la política fiscal. Si las decisiones de política económica están mejor fundamentadas, el impacto económico de la política fiscal será mayor. 

Ahora tenemos el deber moral de utilizar los recursos públicos de la mejor manera posible y mejorar así la confianza en las instituciones y en el sistema económico democrático en general. No todo está en manos de la política económica, pero esta debe hacer todo lo que está en sus manos para estar a la altura de las circunstancias. 

Pandexit: una recuperación diferente 

Las últimas semanas confirman que la economía internacional ha marcado un punto de inflexión para configurar una recuperación que tendrá características especiales. 

De momento, tal y como señala José Ramón Díez, director de Economías y Mercados Internacionales, en esta fase inicial de recuperación, el ruido es aún muy elevado y está afectando al comportamiento de las variables económicas. Pero la realidad es que, solo un año después del inicio de la recesión, los intercambios de bienes y servicios han recuperado los niveles pre-COVID. De hecho, las principales economías del mundo recuperarán durante 2021 los niveles de PIB. Aun así, lo urgente sigue siendo el control de la pandemia aumentando el porcentaje de población vacunada. 

La actividad global en un punto de inflexión; la inflación, ya veremos 

Los indicadores que conocemos al cierre del 2T 2021 señalan que, salvo algunas excepciones, la recuperación ha marcado un punto de inflexión. La estabilización de la pandemia con el avance de la vacunación está permitiendo un levantamiento de restricciones y un aumento de la confianza al consumo que da como resultado un impulso en la recuperación incluso en los sectores más afectados por la crisis.

El foco está, una vez más, en la inflación. A los efectos positivos, se suman las presiones generales entre la pujante demanda y las dificultades en la oferta, factores que deberían atenuarse gradualmente. 

Mientras EE. UU. destaca como el país donde más se han acentuado las presiones inflacionistas (5 % mayo en el -IPC general-), y la recuperación del mercado laboral está siendo menos sólida que la mostrada en los datos de actividad; en el caso de Europa, tras un mal inicio de año, el levantamiento de restricciones está dando lugar a una reactivación de la demanda y, a pesar de los costes del sector productivo, hay pocas señales de que las presiones inflacionistas se hayan extendido al mercado laboral. 

Por lo que respecta a las economías emergentes también se observan mejoras en la evolución de la pandemia. La excepción sigue siendo Latinoamérica y algunas regiones de Asia, donde se han visto subidas en la incidencia del virus. Aun así, se espera que la recuperación coja fuerza en los próximos meses. 

Finalmente, la economía china ha bajado de marcha en este trimestre, pero las perspectivas de crecimiento en 2021 (en torno al 8,0 %) siguen siendo muy superiores al objetivo oficial del 6,0 %.

Recuperación española en forma de sopa de letras: ¿W, K, V… o Delta?

El primer semestre termina con buenas noticias, pero con incertidumbres en el horizonte. Aunque las restricciones se relajaron en el 2T 2021, la incidencia de contagios se mantuvo en junio. Y a pesar del repunte de casos en las últimas semanas, la tasa de positividad se mantiene por debajo de 5 %. 

Con el avance de la vacunación y a medida que se levantó el freno a la actividad económica, la mayoría de los indicadores de actividad disponibles comenzaron a marcar una rápida aceleración en el 2T. A su vez, se intensifica la reactivación del mercado laboral: el número de afiliados avanzó un 1,2 % en junio, se redujo el número de ERTE y se observó una caída histórica del paro registrado. Esta evolución permite situar la economía española en una senda de recuperación muy positiva donde también destaca la rápida reactivación de los sectores más afectados. 

Por otra parte, el IPC registró una variación interanual del 2,6 % en junio, lo que sitúa el promedio de inflación en el 1,6 %, máxima desde 2018, mientras que la inflación subyacente sigue muy contenida, en torno al 0,2 %, en mínimos desde 2014.

Por último, mientras que la cuenta corriente se recupera empujada por un saldo de bienes en máximos, las cuentas públicas siguen muy afectadas por la pandemia.

Finalmente, en esta edición del Informe Mensual de CaixaBank Research se desgranan los planes de recuperación de España y las principales economías europeas en el marco del NGEU. Así como artículos sobre renta variable, el mercado laboral de los EE. UU. y un análisis sobre la competitividad del sector exterior español

Puedes leer el informe completo y descargártelo aquí: informe completo

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad