Bosch invertirá 1.000 millones en una fábrica de chips para coches autónomos

Robert Bosch construirá una planta de semiconductores con una inversión de 1.000 millones de euros, la más grande de su historia, en tanto el fabricante de componentes se prepara para un aumento vertiginoso de la demanda de de piezas para vehículos autónomos. 

La fábrica estará situada en Dresde, Alemania, y comenzará a producir chips necesarios para dichos vehículos autónomos, además de para casas inteligentes e infraestructura urbana conectada a Internet en 2021, afirmó ayer en un comunicado el proveedor de piezas más grande del mundo. La fábrica empleará hasta 700 trabajadores cuando su construcción esté terminada en 2019.

“Expandir nuestra capacidad de producción nos ayudará a reforzar nuestra posición competitiva”, dijo el máximo ejecutivo de la empresa, Volkmar Denner, en el comunicado, y observó que los semiconductores se usan cada vez más a medida que “crecen la conectividad y la automatización”.

El año pasado, cada coche vendido en el mundo contenía como media nueve chips fabricados por Bosch, ha dicho la la empresa. Por otro lado, los chips fabricados en Dresde se incorporarán a diversos productos de Bosch, entre ellos sensores de airbags, volantes autónomos, tensiómetros y tecnologías de comunicación, dijo un portavoz.

comparte...


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad