14 Mar

Audi lanzará 30 modelos eléctricos e híbridos hasta 2030

Audi lanzará 30 modelos eléctricos e híbridos hasta 2030

Audi empieza este año su ofensiva en la electromovilidad. La marca premium del grupo Volkswagen tiene previsto lanzar al mercado un total de 30 modelos de coches eléctricos e híbridos enchufables hasta el año 2025. La compañía seguirá acelerando la velocidad de su transformación a pesar de que cerró un 2018 con descensos en la facturación y el beneficio operativo debido al impacto del dieselgate y de la entrada en vigor de la nueva homologación WLTP. 

El plan de lanzamientos de vehículos sin emisiones o poco contaminantes se iniciará con la comercialización del Audi e-tron, al que seguirá el modelo e-tron Sportback, el Q2 L e-tron solo para China y seis híbridos enchufables, y todo ello en 2019. Hasta final de 2020, Audi habrá lanzado al mercado 12 modelos de vehículos electrificados que cubrirán todos los segmentos. La ofensiva seguirá hasta llegar a esos 30 modelos nuevos hasta 2025.

La transformación de los coches premium y deportivos de Audi en vehículos sin emisiones o poco contaminantes supondrá un mayor esfuerzo inversor en 2019, aunque la marca aprovechará las sinergias del grupo Volkswagen con la plataforma para coches eléctricos MEB, además de la plataforma para coches premium de Audi y Porsche.

Electrificación más rápida

«Los clientes cambiarán a los coches eléctricos más rápido y más ampliamente de lo que inicialmente esperábamos. Esto también se demuestra por la respuesta extremadamente positiva al Audi e-tron y al Q4 e-tron Concept, que presentamos la semana pasada en el Salón del Automóvil de Ginebra. Las economías de escala de nuestro grupo son ventajas cruciales para nosotros», ha indicado Bram Schot, presidente de Audi.

El punto de partida de la ofensiva eléctrica son unos resultados por debajo de lo esperado. «No podemos estar satisfechos con nuestro desempeño. Audi tiene excelentes productos en el mercado, pero en términos comerciales, fracasamos en el cambio al WLTP como una prueba de estrés«, ha reconocido el presidente. 

La compañía tuvo que asumir unos costes extraordinarios de 1.200 millones por los acuerdos para pagar sanciones y compensaciones con la justicia de Alemania, lo que causó una caída del resultado operativo del 24%, hasta los 3.529 millones. Sin embargo, la contabilización de los impuestos y de otros efectos extraordinarios permitió a Audi una leve mejora del beneficio neto hasta 3.463 millones.

Fuente: Coche Global