Alemania deja fuera finalmente a los vehículos de combustión de su plan de incentivos a la compra de coches

Merkel duplicará las ayudas a los vehículos eléctricos y a los de combustión les bajará el IVA de un 19% a un 16%. 

Tras diferentes reuniones con la oposición y distintos sectores, la canciller alemana, Angela Merkel, ha logrado aprobar su paquete de estímulos para reactivar la economía alemana. Este está valorado en 130.000 millones de euros e incluye un plan de incentivos a la compra de coches eléctricos que duplica al anterior. Alemania deja fuera, finalmente, a los vehículos de combustión de su plan de incentivos. 

El objetivo de estas medidas, según ha indicado la Canciller, es reactivar la economía tras esta situación “extremadamente difícil” y favorecer al medioambiente. “Lanzaremos unos incentivos específicos a la movilidad eléctrica, dentro de los cuales habrá inversiones en infraestructura de recarga», ha subrayado Merkel.

El plan alemán recoge que se destinarán más de 11.000 millones de euros para el sector del automóvil. De ese total, 2.200 millones irán destinados a incentivar la compra de automóviles ‘cero emisiones’ y flotas de vehículos eléctricos. 2.500 millones se invertirán en el desarrollo de infraestructuras de recarga para coches eléctricos y a la producción de baterías. El resto servirá para fomentar al hidrógeno como una energía alternativa. 

Durante su intervención, Merkel ha querido hacer un guiño a los vehículos de otras combustiones. «La reducción del IVA supondrá un claro descuento para todas las clases de automóviles”. Estos se beneficiarán de la reducción del IVA, que pasará del 19% al 16%. Por tanto,  disminuirá el precio de los coches de combustión.

La reacción del sector a las medidas de Merkel

Tras el anuncio del paquete de medidas, la reacción en bolsa de las marcas automovilísticas alemanas no se hizo esperar. Volkswagen, BMW y Daimler sufrieron importantes caídas al saber que los vehículos de combustión no tendrían incentivos directos tras la crisis del COVID-19 y como sí sucedió en la crisis del 2008. Volkswagen y Daimler cayeron por encima del 1%. BMW disminuyó el valor de sus títulos en un 0,33%. 

Sin embargo, para la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente este plan marca el camino a seguir. “Esto es exactamente lo que se necesita para apoyar el empleo y ayudar a la economía a salir más fuerte y más verde de esta crisis. Es una llamada de atención para la Comisión Europea y para otros países de la Unión Europea», subrayan. 

comparte...