10 May

Standox, responsable del nuevo brillo de los BMW clásicos del KEY Museum de Turquía

Standox, responsable del nuevo brillo de los BMW clásicos del KEY Museum de Turquía

El KEY Museum es el museo de automóviles y motos más grande de Turquía – se encuentra cerca de la ciudad de Esmira. En él se exponen más de 170 modelos, desde un Mercedes-Benz de 1886 a modernos automóviles súper deportivos. Cada vehículo ha sido restaurado a su estado original antes de ser expuesto al público, y para ello confían en los productos y conocimientos técnicos de Standox.

Durante los últimos tres años, los aficionados a los coches tenían un buen motivo para visitar Torbalı, cerca de Esmirna (Turquía). El KEY Museum se inauguró en 2015 y alberga una colección única de 40 motos y 130 automóviles clásicos en un espacio que abarca más de 7.000 m2. Fundado or los hermanos Murat y Selim Özgörkey, el nombre del museo proviene de la última sílaba de su apellido. Estos dos apasionados coleccionistas de automóviles clásicos también dirigen el grupo E Özgörkey Group, uno de los principales concesionarios de automóviles, incluyendo BMW y Mini, con sede en Esmirna, al oeste de Turquía, y gestionan una red de talleres de reparación oficiales. El taller de Esmirna está dotado con la tecnología más puntera y cuenta con una moderna sala de mezclas de pintura. Aquí trabajan con el sistema de pintura base agua Standohyd Plus de Standox. También dirigen un taller cerca del museo.

Muchos automóviles BMW clásicos

En el KEY Museum se exhiben muchos automóviles BMW clásicos, incluyendo el Dixi, el primer coche que apareció en el mercado con el logotipo de BMW a finales de los años 20. Otros vehículos destacados incluyen los primeros modelos de la época de posguerra, como el 501 y el 503, así como modelos de la denominada “nueva clase”, incluyendo un elegante BMW 2000 CS coupé plateado de 1968. Pero el KEY Museum no se limita solamente a una marca. “Seleccionamos los vehículos a exhibir en base a su importancia en la historia del automóvil y la motocicleta”, comenta Efe Uygur, director del museo.

Exhaustiva restauración de la pintura

En el taller que hay junto al museo, 15 empleados cuidan los vehículos. “Cada automóvil que sale de nuestro taller ha de tener el mismo aspecto que lucía cuando salió de fábrica”, dice Uygur. Esto repercute especialmente en el repintado. “Siempre procuramos reproducir el color original del vehículo”, afirma, “pero ello no siempre es fácil”. La pintura que ha perdido el color, las desviaciones respecto a la pintura original de fábrica o el repintado dificultan la tarea. El museo normalmente consulta la documentación original del fabricante.